El activista Mauricio Gutiérrez, aseveró del diputado Alfonso Campo “que sobre Derechos Humanos sabe poco, como poco sabe

Este jueves, la coordinadora general de Unión Afirmativo, Quiteria Franco aseguró que las declaraciones del diputado Alfonso Campo, citando textualmente que pidió una posición pública en promover el debate ante la nefasta idea de considerar la despenalización del aborto en Venezuela y la igualdad del matrimonio entre personas del mismo sexo, ocurren cuando las personas que llegan a estos cargos no tienen claro su deber como servidores públicos.

“Piensan que se trata de una posición de poder a la que llegan a hacer su voluntad
personal y no a responder a las realidades y a las necesidades de la ciudadanía”, dijo a Contrapunto.

Además de eso, afirma que en el país se debe legislar con la Constitución como guía principal, y “no con la Biblia o creencias religiosas personales. Lo más importante además es recordar que Venezuela establece la libertad de culto, no se puede imponer en las leyes una orientación religiosa en particular, ni católica ni evangélica”.

“En términos numéricos siempre se ha pensado que las personas homosexuales somos minoría, puede que sea así. No obstante, los cálculos afirman que el 10% de la población es homosexual. Si lo ubicamos en Venezuela estaríamos hablando de al menos 3 millones de personas homosexuales en el país. Mucho más que el número de evangélicos, pero no es una competencia numérica”, afirmó.

En ese sentido, dijo que aun siendo minoría, es precisamente por ese carácter que se debe proteger a las personas homosexuales.

“Hay una conducta muy hipócrita y pacata de quienes incurren en la política. En la que se manejan de manera paternalista pensando que tienen el derecho a impedirle a los hijos (los venezolanos) con quien casarse, así como lo hacen con sus hijas. Piensan además que apoyar la aprobación del matrimonio a personas del mismo sexo, primero les hace objeto de señalamientos y burlas y el temor a perder apoyo de seguidores. Ambas cosas absurdas”, aseveró.

Por otro lado, el activista Mauricio Gutiérrez, aseveró que el diputado Campo “que sobre Derechos Humanos sabe poco, como poco sabe que las muestras de afecto son hechos públicos, que existen muchas formas de familia, que la familia no tiene porqué basar su amor en engendrar hijos, que en muchísimas familias quiénes llevan la jefatura son mujeres solas o hombres solos”.

“La iglesia, al igual que cualquier otro sector de la sociedad tiene el derecho de participar.Lo que no puede estar en la discusión sobre estos temas o cualquier otro son los preceptos religiosos”, destacó.

Sumado a eso, aseguró que Alfonso Campo habló exclusivamente desde sus creencias y valores personales. “Pero nunca hablo como diputado, porque un diputado debe dar respuestas a las necesidades de la gente”.