“Censo Inmobiliario: riesgos, mitos y realidades” es el nombre de la charla que ha sido dictada por la abogada especialista en derecho condominial, Yelitze Cortéz, en diferentes sectores de los municipios Baruta, El Hatillo y Sucre.

Las alianzas vecinales Caracas Ciudad Plural y Baruta en Movimiento, han comenzado a recorrer comunidades del este caraqueño para, con la ayuda de expertos, aclarar las dudas y mitigar los temores de los vecinos sobre el XV Censo Nacional.

“Censo Inmobiliario: riesgos, mitos y realidades” es el nombre de la charla que ha sido dictada por la abogada especialista en derecho condominial, Yelitze Cortéz, en diferentes sectores de los municipios Baruta, El Hatillo y Sucre.

El denominador común en las comunidades que hasta la fecha han visitado es “incertidumbre y miedo ante los anuncios efectuados por el Ejecutivo”. Sin embargo, explicó Cortéz que, gracias al trabajo de organizaciones vecinales y promotores comunitarios, las dudas “han sido superadas”.

Cortéz destacó que el llamado general ha sido a la tranquilidad, pero también a mantenerse alertas sobre actos irregulares de irrespeto a la propiedad privada que pudieran presentarse.

“Los medios de comunicación han sido clave. Hemos recibido el apoyo y la difusión de nuestro mensaje lo cual ha tranquilizado en cierta forma a la gente. Han sido jornadas arduas de trabajo, pero con la recompensa de tener vecinos agradecidos y en pleno conocimiento de la verdad del censo, sus implicaciones, sus derechos y cómo atender esta situación que ha quebrantado la tranquilidad de los venezolanos”, afirmó Cortéz.

“La recomendación es activarnos como ciudadanos, dejar de ser simples habitantes. Un país se construye con el aporte de todos y para bien de todos”, puntualizó la abogada.

Soledad Rodríguez, dirigente de Baruta en Movimiento, afirmó que ha servido para empoderar a los vecinos y ponerlos al tanto de cuáles son sus derechos y deberes en este proceso.

“Durante las jornadas hemos instruido a las juntas de condominio de nuestras comunidades. Les hemos explicado, por ejemplo, que cuando el censo se inicie oficialmente y el Instituto Nacional de Estadística (INE) mande a los empadronadores, que deben estar debidamente acreditados, los habitantes de cada edificio pueden acordar un lugar de la propiedad donde los recibirán y las personas que lo deseen, sin obligación, pueden contestar la encuesta”, detalló Rodríguez.

Rodríguez aseguró que los ciudadanos están en su derecho de negarse a contestar la encuesta si esta no brinda las garantías mínimas de seguridad y confidencialidad.

“Hemos recomendado a las juntas de condominio y asociaciones de vecinos instruir a sus vigilantes para que queden eximidos de la responsabilidad de tener que dejar pasar a los empadronadores del INE, colocando comunicaciones de las juntas de condominio para que el contacto sea a través de ellos y, toda vez cumplidas lo estipulado en la ley, se efectúe el censo”, concluyó.