La respuesta de los especialistas es un “no” rotundo, porque no se cumple ni siquiera con el requisito básico de tener suficientes pruebas PCR y a tiempo.
Los grandes conglomerados de personas, como los que se registrarán para la campaña electoral y para el propio proceso de votación, aumentarán el contagio, alerta Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela

Si las condiciones políticas son o no las mejores para realizar elecciones parlamentarias en Venezuela, que lo aclaren los políticos y la comunidad internacional (que ya han fijado su posición y han dicho que no). Pero los médicos y especialistas coinciden en que no están dadas las condiciones sanitarias para un proceso comicial.

Lo ha dicho la Sociedad Venezolana de Infectología. Lo ha planteado la Academia Nacional de Medicina. Lo ha advertido la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman). En las condiciones actuales del sistema de salud, agravadas por la epidemia de COVID-19, no es posible hacer elecciones sin que haya una explosión de casos de la enfermedad.

A finales de agosto la presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, María Graciela López, señalaba que las pruebas rápidas -las que aplica el Ministerio de Salud- son inadecuadas para tener un retrato real de la situación. López insistía en que el país necesita entre 6 mil y 8 mil pruebas PCR al día, y en tiempo real. Resultados en 7, 14 o 21 días no permiten saber qué sucede realmente con la epidemia, alertó el infectólogo Mario Comegna.

Se siguen sumando elementos: Un infectado puede transmitir el coronavirus a más de una persona, según los cálculos de Enrique López-Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina. El médico y diputado José Trujillo consideró que, debido a las condiciones sanitarias, hay que posponer los comicios por lo menos por seis meses.

Aun cuando el ejecutivo del mandatario Nicolás Maduro mantiene la tesis de que la curva de la enfermedad está aplanada, las academias indican que la COVID-19 sigue en ascenso en Venezuela. Teóricamente la curva se ha mantenido “estable”, pero hay razones para pensar que no es cierto porque se hacen menos de 2 mil pruebas PCR, detalla Alejandro Rísquez, epidemiólogo y profesor universitario.

A la mayoría de las personas que van con síntomas a los hospitales y ambulatorios no se les practican las pruebas PCR, porque no hay suficientes, puntualizó Rísquez en declaraciones para Unión Radio.

“Para poder tomar decisiones sociopolíticas tiene que haber una caracterización precisa de la enfermedad” y esto “se basa en las pruebas de diagnóstico” como la PCR, enfatiza el doctor Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela. Mientras no se tengan suficientes pruebas PCR para saber qué pasa es imposible hablar de un control de la enfermedad y es grande el riesgo de contagio.

Lorenzo precisa -en entrevista vía Whatsapp para contrapunto.com- que los grandes conglomerados de personas, como los que se registrarán para la campaña electoral y para el propio proceso de votación- aumentarán el contagio. Alerta, también, que si las autoridades ni siquiera pueden garantizar equipos de protección para los trabajadores de salud, mucho menos podrá hacerlo para los trabajadores del Consejo Nacional Electoral (CNE), los integrantes del Plan República, los dirigentes de los partidos políticos y los votantes. “Es una cantidad de material tremenda”, subrayó.

¿Qué opina la Organización Panamericana de la Salud (OPS)? Ciro Ugarte, director de emergencias en salud de este organismo, explicó -durante la rueda de prensa semanal correspondiente a la primera semana de septiembre- que han trabajado con la Organización de Estados Americanos (OEA) por el dilema entre el derecho a la salud y la vida y el derecho al sufragio. “Si podemos hacer un voto remoto, para los casos de aislamiento y contactos en cuarentena, es la mejor opción”, manifestó.

“Se necesita privilegiar el derecho de todos los demás a no contagiarse, a tomar las medidas extremas, y en operaciones de voto presencial el distanciamiento entre las personas, el uso de mascarillas médicas quirúrgicas o tapabocas”, son medidas ineludibles, expresó Ugarte. Valen estas precauciones, también, para el bolígrafo, la máquina captahuellas y otros mecanismos que pueden incrementar la exposición al coronavirus. “Las autoridades deben verificar lo máximo posible para que las personas tengan el derecho al sufragio en condiciones sanitarias para la familia, la comunidad y el país”, remarcó.

Nicolás Maduro “dice que ha enviado el material al CNE, pero no ha enviado el material al personal de salud” y las donaciones de países amigos y de la OPS “se supone que son para el personal de salud”, expone Lorezo. Además “sabemos que el Ministerio de Salud no ha hecho ninguna programación de compras de material de protección personal”.

Otros países han hecho elecciones en pandemia, argumentan los voceros del gobierno de Maduro, y ponen el ejemplo de República Dominicana. A esto, Lorenzo responde que en ese país tenían la epidemia caracterizada y la enfermedad estaba bajo control desde el punto de vista epidemiológico.

En Venezuela, en cambio, nada parece estar claro. “Mientras no se sepa el número de pacientes nuevos” y se desconozca si realmente los contagios están disminuyendo, no es responsable realizar elecciones.

Las elecciones habría que manejarlas con extrema cautela, porque hay otras situaciones que necesitan de los escasos recursos del Estado, opina Rísquez. Hay muchas prioridades, agrega. También recalca que la epidemia vino para quedarse por varios años.