Mireya Goldwasse señaló que la capacidad de diagnóstico está saturada, con un número de alrededor de 2.000 diarias, cuando deberían realizarse entre 8.000 y 10.000

Venezuela aún no experimenta su tope de casos diarios y la curva de contagios está lejos de aplanarse, advirtió la presidenta de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Mireya Goldwasser.

“Está variando de manera exponencial, subiendo y subiendo. No se nota un descenso, para nada”, dijo en entrevista para la Voz de América.

La investigadora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), dijo que la evaluación de la pandemia en el país se complica con poca confiabilidad, sobre las cifras que aporta el Gobierno de Maduro.

En mayo la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales proyectó para el país un nivel de contagios de 1.000 a 4.000, entre junio y septiembre, y el pronóstico generó rechazo y amenazas desde el liderazgo del chavismo.

“Hubiésemos deseado no tener razón”, dijo Mireya Goldwasser, quien aseguró que existe subregistros de contagios y saturación de pruebas.

Indicó que tras la respuesta a su pronóstico de mayo recibieron respaldo de instituciones. Sobre las proyecciones, refirió que ya el país supera los 1.000 casos diarios, pero considera que las cifras oficiales aún no reflejan el tamaño de la pandemia o la intensidad de transmisión.

Señaló que la capacidad de diagnóstico está saturada, con un número de alrededor de 2.000 diarias, cuando, a su juicio, deberían realizarse entre 8.000 y 10.000.

Pide que se habiliten laboratorios, clínicas, hospitales y universidades para hacer análisis, los cuales no deben durar más de tres días.

Para la investigadora, la fórmula 7+7 implementada por el Gobierno de Maduro no es la mejor de las soluciones. “Hay que ir con base en un estudio científico para permitir la salida de las personas. No puede ser por una manera arbitraria o por el número de cédula. Eso no funciona”, dijo.

También se mostró preocupada por un posible regreso a clases de manera presencial, aunque reconoce que en Venezuela tampoco existen las condiciones para las clases virtuales.

Con respecto a la participación de venezolanos en la fase de prueba de la vacuna rusa, indicó que “es un riesgo tremendo”, porque la etapa tres de fármaco no se conoce y la dos no tiene publicaciones. “A lo mejor es una buena vacuna, pero no se están siguiendo el protocolo que se debe seguir para ponerla en el mercado o utilizarla en personas. Se llama a que se haga de una manera correcta”, agregó.