Desde el amanecer centenares de trabajadores caminaron por esta columna vertebral de Caracas

Por el bulevar de Sabana Grande transitan caraqueños que van hacia el este y hacia el oeste de Caracas. Este lunes 1 de abril, en medio de apagones y falta de agua, no fue la excepción: personas cargadas con envases para recoger agua se movían de un lado a otro. La jornada laboral terminaba formalmente a las 2:00 pm, por lo que las actividades se concentraron desde el amanecer.

i

A las 11:00 am la Plaza Brión de Chacaíto se encontraba con sus locales de zapatos y ropa abiertos, y con los vendedores fuera. Muchos gritaban las ofertas. No se oía la usual música a todo volumen. 

Los vendedores ambulantes que compran oro, euros, dólares y plata se mantenían bajo el sol gritando su consigna: “Señores, compro oro, plata, dólares y euros”.

Algunas tiendas estaban cerradas–quizás por no tener mercancía– pero otras subieron la santamaría y ofrecían su olor a plástico y rebajas de hasta 50%.

Las salidas del Metro en el bulevar estaban con sus rejas abajo, pero con luz desde la entrada. Un señor apareció entre la multitud de personas con una carretilla llena de botellones de 20 litros.

El Banco Bicentenario del Pueblo entregaba por taquilla 3 mil bolívares en efectivo. Una señora dijo que esa moneda era para poder retornar a sus casa, aunque trabajaría hasta las 2 pm. 

Ya la Torre de La Previsora marcaba las 11:25 am cuando algunas tiendas abrieron sus puertas para una jornada recortada.

Hace 30 minutos que la avenida Tamanaco de El Rosal parecía una locura. Pero alas 11:35 am todo parecía estar en calma.