Aprobaron las normas que reglamentan el ingreso de funcionarios venezolanos a Brasil

El Gobierno brasileño divulgó este martes las normas con las que reglamentará su decisión de prohibirle la entrada al país a altos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro, al que no reconoce como presidente, acusados de favorecer el régimen.

El decreto publicado en el Diario Oficial establece que será vetado el ingreso a Brasil de altos funcionarios del “régimen venezolano que, con sus actos, hayan contrariado o contraríen principios y objetivos de la Constitución, o atentado contra la democracia, la dignidad de la persona humana y la prevalencia de los derechos humanos”.

La reglamentación consta de un decreto firmado conjuntamente por los ministros de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y Justicia, Sergio Moro.

De acuerdo con el Gobierno, la lista de funcionarios venezolanos vetados será elaborada por el Ministerio de Relaciones Exteriores a partir de los criterios establecidos por el decreto y enviada al Ministerio de Justicia para su publicación y cumplimiento.

La lista de funcionarios vetados, a ser publicada en breve, podrá ser actualizada en cualquier momento, según la reglamentación.

El decreto justifica la restricción en artículos de la Ley de Migración de Brasil (2017), que prohíben la entrada al país de personas que hayan practicado actos que atenten contra los principios de la Constitución brasileña.

Igualmente la justifica en resoluciones de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, así como en declaraciones del Grupo de Lima, el foro que Brasil integra junto a Estados Unidos, Canadá y varios países latinoamericanos y que desde enero pasado reconoce como presidente legítimo de Venezuela a Juan Guaidó.

De acuerdo con la reglamentación publicada, el veto de ingreso a un funcionario venezolano, decidido “tras entrevista individual y mediante acto fundamentado”, tendrá que cumplir todos los procedimientos dispuestos por la Ley de Migración.

Esta ley, entre otras garantías, establece que nadie podrá ser impedido de ingresar a Brasil por motivo de su nacionalidad, raza, religión, pertenencia a grupo social u opinión política.