Permanecerán en la sede diplomática aunque “sin luz, sin agua, con poca comida”, denunció la activista Medea Benjamin. Con esta acción intentan impedir el ingreso del representante designado por Guaidó, Carlos Vecchio

Los activistas pro-Maduro que se encuentran en la Embajada de Venezuela en Washington anunciaron que se mantendrán en la sede diplomática, aunque denunciaron que también les cortaron el agua.

La dirigente Medea Benjamin acusó al Gobierno estadounidense de quitar el servicio de agua para obligarlos a salir.

La Embajada venezolana se ha convertido en otro escenario de la confrontación entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó. Los activistas de Code Pink se mantienen en la sede para impedir el ingreso del representante designado por Guaidó en EEUU, Carlos Vecchio.