Suministro regular de insumos y condiciones salubres para que los niños sean debidamente atendidos también son parte de las peticiones de la ONG

Judith Bront se unió a la fundación Prepara Familia luego del fallecimiento de su hijo Samuel en 2017, quien contrajo una bacteria en el servicio de Nefrología del Hospital J.M. de los Ríos del cual era paciente debido a una patología renal que presentaba desde su nacimiento.

Para Judith, en 2019 el servicio sigue padeciendo las mismas deficiencias que hace dos años. “Una de las principales es el suministro de antibióticos. No llegan de manera regular. Hay niños que estaban recibiendo Colistin pero han tenido que buscarlo por otros lados porque solo llegan diez o quince ampollas cuando el protocolo de un paciente es de más de treinta ampollas”, relata.

Con respecto al tema de los insumos, la voluntaria de Prepara Familia explica que tampoco llegan con la regularidad necesaria. De hecho cuenta que últimamente ha pasado con los catéteres porque los niños han tenido que esperar tiempos prolongados para que les sean repuestos según sus medidas.

“Siguen siendo las mismas deficiencias que van empeorando cada día”, denuncia Judith.

El pasado mes de agosto falleció la directora del J.M. de los Ríos, Natalia Martinho, debido a un cuadro séptico. Judith cuenta que con la nueva directora han podido conversar un poco más que con Martinho aunque sin mayores soluciones.

“La otra directora ni siquiera conversaba con las madres. La nueva directora Mercedes Varela les ha dicho que tienen que esperar por la respuesta de sus superiores, que están canalizando, pero hasta ahora no se ha visto ningún resultado. No se ha negado pero tampoco hemos visto soluciones”.

Este miércoles 4 de septiembre falleció Eliécer Aguiar (12), quien era paciente del servicio de nefrología del centro hospitalario infantil de Caracas. Con Eliecer son nueve niños que mueren en 2019 tras complicaciones debido a las condiciones de insalubridad en el servicio. Desde el 2017, año de otro brote infeccioso, se calcula que han fallecido más de 30 niños.

En la actualidad hay siete niños hospitalizados en el servicio de hemodiálisis del hospital.

Judith calcula, que luego de lo ocurrido en 2017 “lo único que se ha logrado, al menos en este 2019, ha sido el mantenimiento de la planta de ósmosis, pero por iniciativa de la Cruz Roja”, que se comprometió en hacer el mantenimiento de la planta cada tres meses, pero para ella la situación dentro de la unidad “cada vez se va haciendo más difícil”.

Durante este 2019 también han fallecido más de cuatro niños, en menos de un mes, en espera de trasplantes de médula ósea dentro del servicio de hematología del J.M. de los Ríos. Los pacientes de los servicios de hemodiálisis y hematología se han visto afectados por la paralización del programa de procura de órganos por parte de Fundavene desde 2017.