El ministro de Ecosocialismo y presidente de Inparques ha permitido actividades prohibidas en algunas zonas, mientras “los puestos de guardaparques se están cayendo”, criticó Marlene Sifontes

El Sindicato de Trabajadores de Inparques (Sunep-Inparques) sostuvo este lunes que las autoridades han convertido el Parque Nacional El Ávila “en un arroz con mango”.

Marlene Sifontes, dirigente del sindicato, denunció que en Sabas Nieves han colocado gimnasio y ponen música, y se permiten actividades prohibidas.

El ministro de Ecosocialismo y presidente de Inparques ha permitido actividades prohibidas en algunas zonas, mientras “los puestos de guardaparques se están cayendo”, criticó. Son 22 puestos en la vertiente y solo están en buen estado Chacaíto, Clavelito, La Fila, Loma del Viento y Catuche “y esto, por los guardaparques”.

En La Guaira había ocho puestos, pero solo funcionan dos puestos, y uno de ellos no tiene gas, alertó en entrevista con Unión Radio.

En el Ávila hay menos de 90 guardaparques, muchos se han retirado por los bajos salarios. “No tenemos HCM”, reportó. Informó sobre un guardaparque que tiene leishmaniasis y sobre una guardaparques que se cayó de una “perrera”. En Guatopo les suspendieron el sueldo a 29 trabajadores.