Los microplásticos siguen siendo un problema para las playas venezolanas, señaló la bióloga Julia Álvarez

El día mundial de las playas debería ser cada vez que vamos a la playa para que no dejemos basura, enfatizó la bióloga Julia Álvarez, voluntaria de Fudena.

La investigadora celebró la decisión de volver a la botella de vidrio retornable. Llamó la atención sobre nuevos desechos, como tapabocas y palitos de chupeta. También, bolsas plásticas, cajitas de chimó.

Invitó a participar en el Día Mundial de las Playas, el 17 de septiembre, para generar datos y demostrar a las empresas que deben generar medidas. Acotó que Fudena extenderá la celebración hasta el 25 de octubre. “Puedes ubicar a los coordinadores” y celebrar desde septiembre hasta octubre.

Los equipos estarán en Mérida, Zulia, Delta Amacuro, Amazonas, Anzoátegui, Carabobo, Miranda, entre otros, detalló en entrevista con Unión Radio. Los voluntarios se dividen en grupos, con bolsas y planillas, y van recolectando residuos sólidos, los totalizan y entregan las planillas a los coordinadores. Las bolsas se disponen en puntos donde serán recogidas por un camión.

El problema del plástico es para el planeta entero, porque pueden pasar mil años hasta que se degrade. En la playa se parte en partículas muy pequeñas, ese microplástico llega al mar y es ingerido por los peces, detalló. “Las bolsas de mercado parecen medusas”, son ingeridas por tortugas marinas y pueden causar obstrucciones intestinales.

Instó a las empresas a tomar medidas como el uso de bolsas ecológicas.