No tienen botas ni equipos, señala Marlene Sifontes, secretaria de organización del sindicato de trabajadores de Inparques. En el Ávila “no se ha hecho el mantenimiento a los cortafuegos y al sistema hídrico” y las vías de acceso “están en muy mal estado”. Sifontes enfatizó que Inparques ya debería solicitar las medidas precautelares para resguardar este parque nacional.

Dos incendios registrados esta semana en el Parque Nacional Macarao evidenciaron que no existe la dotación básica para combatir estos siniestros, y que los bomberos y los trabajadores del Instituto Nacional de Parques (Inparques) no disponen de lo mínimo para cumplir con sus responsabilidades.

Marlene Sifontes, secretaria de organización del Sindicato de Trabajadores de Inparques, aseguró que los bomberos no tenían vehículos operativos porque les faltaban los inyectores, gasolina y aceite. Los guardaparques de Macarao no disponían de vehículos, equipos ni botas.

Ambos incendios fueron liquidados a pesar de las carencias. Hasta la madrugada de este jueves 27 de enero estuvieron combatiendo las llamas en uno de los siniestros, en La Culebra. Contaron con el apoyo del Grupo Cóndor, pero sus integrantes perdieron las botas en estas tareas.

Los guardaparques del Parque Nacional Macarao no tienen equipos ni vehículos, reiteró Sifontes La mayoría de los bomberos forestales de Inparques se ha ido. “Inparques trajo personal de las regiones”, unas 30 personas, “para la temporada de incendios”.

Bomberos y guardaparques refieren que les faltan uniformes y botas. “Los guardaparques son la primera respuesta ante un incendio en un parque nacional; ellos deben tener equipos como asperjadoras, los bastidores, rastrillos, guantes de paño, botas para poder atender el incendio mientras llegan los bomberos forestales”.

Anteriormente a los voluntarios se los dotaba con equipos y botas y se incluían en la logística. Ya no es así, señala, aun cuando en parques nacional como El Ávila (o Waraira Repano) funcionan los grupos de rescate La Julia y Caracas.

Tampoco hay seguro HCM para un trabajo de tan alto riesgo y los salarios son bajos, “por lo que la gente se ha ido”.

Y, pese al riesgo de incendios forestales por estar el país en temporada seca, “la central de Pajaritos, donde opera la comandancia general de los bomberos, no funciona; aunque es una institución pública que atiende emergencias la línea de Cantv no funciona”.

En el Ávila “no se ha hecho el mantenimiento a los cortafuegos y al sistema hídrico” y las vías de acceso “están en muy mal estado”, criticó. Sifontes enfatizó que Inparques, por otra parte, ya debería solicitar las medidas precautelativas para resguardar este parque nacional.