Pero a pesar de las fallas en los servicios públicos y de que el presupuesto pasó de 7 millones de dólares a 300 mil dólares “podemos ser el espejo de esa Venezuela que todos queremos”, garantizó el alcalde

Las rosas que constituyeron la ofrenda floral de la Alcaldía de El Hatillo al Libertador Simón Bolívar, colocadas este miércoles por el alcalde Elías Sayegh, son un ejemplo sencillo de la crisis presupuestaria del municipio. Ese gesto tradicional se podría haber llevado una tajada importarte del exiguo presupuesto municipal, y el mismo Sayegh así lo destacó, para luego aclarar que la ofrenda fue costeada por la empresa privada.

El Hatillo cumple 235 años en medio de la peor crisis de la historia de Venezuela, señaló el mandatario local después de colocar la ofrenda floral, y así lo reiteró un poco después durante la sesión solemne del Concejo Municipal. El presupuesto pasó de 7 millones de dólares a 300 mil dólares.

Sin embargo, el discurso de Sayegh no estuvo centrado en la queja -aun cuando sí criticó el estado de los servicios públicos, que dependen del Ejecutivo nacional-, sino en la decisión de El Hatillo de seguir dando la pelea. “Podemos ser el espejo de esa Venezuela que todos queremos”, garantizó.

El mandatario subrayó que igual que El Hatillo se unió a la causa republicana en el siglo XIX antes que otras zonas de Venezuela, hoy sigue luchando por la libertad y por el cambio político.

La sesión especial del Concejo Municipal tuvo como orador de orden al escritor e historiador Rafael Arráiz Lucca.

El Hatillo fue fundado en 1784 y existe como municipio desde 1991. Es patrimonio nacional por sus viviendas.