En marzo pasado cuando ganó por una diferencia de 13.000 votos los comicios fueron anulados luego que el partido gubernamental, el islamista AKP, así lo solicitara por presuntas irregularidades. El 23 de junio se repitieron las elecciones y el partido opositor volvió a ganar, pero esta vez con una diferencia de 800.0000 votos. Según un analista político, el cambio de opinión de medio millón de estambulíes en menos de tres meses muestra que es, sobre todo, el discurso del jefe de Estado lo que ha dejado de convencer

El jueves el socialdemócrata Ekrem Imamoglu, del Partido Republicano del Pueblo, tomó posesión de su cargo como alcalde de Estambul, tras ganar en la repetición de las elecciones municipales, dando fin a 25 años de gobierno islamista en la ciudad.

Esta es la segunda ocasión en la que Imamoglu toma posesión como alcalde en menos de tres meses, debido a la cancelación de las elecciones de marzo, cuando venció por un estrecho margen de unas 13.000 papeletas y fue alcalde de la ciudad por 18 días.

Ekrem Imamoglu luego de tomar posesión el jueves en el Ayuntamiento de Estambul. Foto @ekrem_imamoglu

Los comicios de marzo fueron anulados por las autoridades electorales en Estambul tras la impugnación del partido gubernamental del presidente Recep Tayyip Erdogan, el islamista AKP, por supuestas irregularidades.

Imamoglu se enfrentó a Binali Yildirim del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), quien ha sido presidente del Parlamento, ministro, secretario general del partido y primer ministro.

Durante los últimos 25 años, el AKP y sus organizaciones predecesoras “han gobernado Estambul.

Pero esta vez el candidato socialdemócrata revalidó su victoria inicial con un amplio margen, unos 800.000 votos, respecto al principal candidato opositor, el exprimer ministro del AKP, Binali Yildirim.

Para Ahmet Öncü, profesor de Economía de la Universidad de Sabanci, el cambio de opinión de medio millón de estambulíes en menos de tres meses muestra que es, sobre todo, el discurso del jefe de Estado lo que ha dejado de convencer, además de la crisis económica, con un desempleo del 26 % entre los jóvenes.

El analista subrayó que la oposición socialdemócrata tiene ahora más poder, más valentía, medios y motivación para enfrentarse al Gobierno, pero añadió que el “perfil psicológico de los líderes” del AKP “hace imposible prever cómo reaccionarán al resultado electoral en Estambul”.

Multitud aclama al recién electo alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu. Foto @ekrem_imamoglu

Tras tomar posesión de su cargo, Imamoglu se dirigió al Ayuntamiento de Estambul, donde miles de personas lo esperaban para celebrar su nuevo cargo.

“Se ha hecho justicia, hemos asumido el mandato en nombre de los 16 millones de habitantes de Estambul”, declaró Imamoglu en su cuenta de Twitter, junto a una imagen con el certificado que lo acredita como alcalde.

De acuerdo con datos del instituto de sondeos ANAR, medio millón de votantes del AKP han dejado de apoyar al partido desde las elecciones de marzo, una tendencia que podría continuar si Erdogan no modifica su estrategia.

“Si mantiene todo tal cual, habrá oposición interna en el AKP y habrá quien intentará lanzar nuevos partidos”, vaticina Ibrahim Uslu, el director de ANAR, en declaraciones a medios locales.

Refieren varios medios que tanto el ex primer ministro Ahmet Davutoglu, que dimitió de su cargo en 2016 forzado por el entorno de Erdogan, como el extitular de Economía Ali Babacan llevan tiempo preparándose para lanzar una nueva formación política, y la derrota del AKP en Estambul puede acelerar este proceso.

Según esas fuentes, el partido de Babacan planea anular la reforma constitucional de 2017 que instauró un sistema presidencialista en el que el jefe del Estado asume prácticamente todo el poder, un cambio que genera dudas entre muchos ciudadanos, incluso en el seno de AKP.