Moscú asegura que reducirá las operaciones militares en las áreas de Kiev y Chernihiv para avanzar en el diálogo

La reunión entre las delegaciones de Rusia y Ucrania celebrada este martes en Estambul ha concluido sin un acuerdo en firme, pero con los avances más notables hasta la fecha y un claro cambio de tono. La parte rusa ha definido el diálogo como “constructivo” y representantes ucranios han llegado a decir que lo discutido en Turquía sienta las bases para una eventual reunión entre los líderes de ambos países, si bien Moscú prefiere que los ministros de Exteriores firmen antes un acuerdo.

El equipo de negociación ucranio del Gobierno de Volodímir Zelenski ha manifestado que Ucrania sellaría su neutralidad y, por tanto, renuncia a entrar en la OTAN -como exige el presidente Vladímir Putin- siempre que Kiev cuente con garantías de seguridad en sus territorios ofrecidas por terceros países. Por primera vez, el Gobierno de Kiev ha hablado también de negociar el estado de Crimea —que Moscú se anexionó con un referéndum ilegal en 2014— aunque dentro de un periodo de 15 años. Por su parte, el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, ha anunciado que, para avanzar en el diálogo y “aumentar la confianza mutua”, Moscú ha decidido “reducir drásticamente las operaciones militares” en las áreas de Kiev y Chernihiv. Oficiales de Kiev han tomado con escepticismo el anuncio.

Los negociadores enviados por Kiev -representantes gubernamentales, parlamentarios y militares liderados por David Arajamia, presidente del grupo mayoritario del Parlamento ucraniano- han presentado una propuesta que ahora está en la mesa de Rusia para su valoración. La propuesta principal de Ucrania pasa por su “neutralidad” militar ―que incluye la renuncia a ingresar en la OTAN, al establecimiento de bases militares extranjeras en su territorio y al desarrollo de armas nucleares―, a cambio de un tratado de garantías. Este tratado debería certificarse en los Parlamentos y en una cumbre internacional en la que se designarían los países garantes. Las garantías funcionarían como una versión adaptada del artículo 5 de la carta de la OTAN sobre defensa mutua: en caso de agresión al territorio ucranio estos países -tras un periodo de consultas de tres días- tendrían la obligación de enviar armas, material de defensa o incluso forzar una zona de exclusión aérea sobre Ucrania. Entre los países que Ucrania ha propuesto están Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Israel, Polonia y Turquía, aunque aún debe cerrar las negociaciones con sus respectivos gobiernos.

Quedaría fuera de esta protección la península de Crimea y el área del Donbás, que Moscú controla a través de los separatistas prorrusos. Ucrania ha dejado claro que sigue considerando sus fronteras internacionalmente reconocidas, es decir, con Donbás y Crimea, pero se compromete a no tratar de recuperar las partes controladas por Rusia por la fuerza.

A la salida de la reunión, el asesor presidencial ucraniano, Mikhailo Podolyak, explicó a la prensa que Kiev propone dar ambos gobiernos un periodo de 15 años para negociar su estatus. Respecto al Donbás, en cambio, dijo que la situación es “diferente”.

La reunión se inició a las 9.30, hora local (una hora menos en la España peninsular), con la recepción por parte del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que instó a ambas delegaciones a estar a la altura de su “misión histórica” y a lograr “una paz justa” para ambas partes. Después de un encuentro de hora y media entre los jefes de delegación ruso y ucranio, los equipos negociadores al completo (entre los que hay representantes gubernamentales, parlamentarios y militares) se reunieron durante cerca de tres horas más, con pausas entre medias.

En un inicio estaba previsto que la reunión continuase este miércoles, pero dada la presentación de la propuesta ucraniana, ambas delegaciones han regresado a casa para continuar las consultas con sus respectivos gobiernos. El jefe de la diplomacia turca, Mevlüt Çavosuglu, manifestó su esperanza de que el próximo encuentro se pueda dar entre ministros de Exteriores, con la intención de que salgan de la reunión con un acuerdo firmado.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, instó antes de las negociaciones a los representantes de Kiev y Moscú a actuar con “responsabilidad” y pactar un alto e

l fuego. “Con un sentido de responsabilidad estoy seguro de que se pueden alcanzar un alto el fuego permanente”, dijo Erdogan en un discurso dirigido a los delegados de ambas partes en la Oficina Presidencial del Palacio de Dolmabahçe de Estambul, según recoge la agencia Efe. El mandatario expresó asimismo su confianza en que la reunión de este martes pueda abrir el camino para un encuentro entre jefes de Gobierno. “Creemos que no hay perdedores de una paz justa y equitativa. La continuación de la guerra no es del agrado de ninguna de las partes y un alto el fuego inmediato beneficiaría a todos”, subrayó el mandatario turco en su alocución televisada.

Aludiendo implícitamente a los combates diarios desde que el 24 de febrero las tropas rusas invadieran Ucrania, Erdogan consideró que llegó la hora de que el fuego cese “tan pronto como sea posible”. “Todo el mundo está esperando las buenas noticias de ustedes”, insistió tras recordar los esfuerzos suyos y de su Gobierno para mediar entre las partes con el fin de lograr una solución que ponga fin a los combates.

Hasta ahora, las dos partes se habían reunido de forma presencial en tres ocasiones en territorio bielorruso, mientras el día 10 se reunieron sin éxito en Antalya los ministros de Exteriores de Rusia y Ucrania, Serguéi Lavrov y Dmitro Kuleba, respectivamente. Desde entonces, las negociaciones se han sucedido prácticamente a diario en formato de videoconferencia entre delegaciones y grupos de trabajo.