Los mandatarios “renovaron su compromiso para apoyar al pueblo venezolano en sus esfuerzos para recuperar su democracia y su libertad”, comunicó la Casa Blanca

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió este jueves paciencia ante la crisis política en Venezuela al asegurar que ese tipo de transiciones “llevan tiempo”, y luego de reunirse en Osaka con su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, prometió visitar Brasil.

“Las cosas llevan tiempo. Estamos del lado del pueblo de Venezuela”, dijo Trump al comienzo de su reunión con Bolsonaro durante la cumbre del G20 en la ciudad japonesa de Osaka.

El mandatario se refería así al estancamiento de la estrategia estadounidense en Venezuela, donde ya hace cinco meses que Trump reconoció como presidente legítimo al líder opositor Juan Guaidó, pero éste no ha logrado arrebatar el poder a Nicolás Maduro.

En las últimas semanas, la Casa Blanca moderó su discurso contra Maduro, pero fuentes oficiales consultadas por la agencia de noticias EFE aseguran que los esfuerzos para presionar al chavismo continúan, aunque no se hagan públicos.

Trump y Bolsonaro “renovaron su compromiso para apoyar al pueblo venezolano en sus esfuerzos para recuperar su democracia y su libertad”, indicó la Casa Blanca en un comunicado tras la reunión.

Ésta es la segunda reunión entre Trump y Bolsonaro, quienes ya confirmaron su sintonía durante un encuentro el pasado marzo en la Casa Blanca.

“(Bolsonaro) es un hombre muy especial, le está yendo muy bien, el pueblo de Brasil le quiere mucho”, afirmó Trump.

“Iremos a Brasil”, añadió el mandatario, quien desde que llegó al poder en 2017 sólo ha visitado un país latinoamericano, Argentina, y aseguró que tiene “ganas” de viajar al gigante suramericano.

Trump opinó que los lazos con Brasil son “más estrechos que nunca”, y atribuyó en parte la victoria electoral de Bolsonaro el año pasado a su “relación” con el Gobierno estadounidense.

Donald Trump considera que Jair Bolsonaro es una buena persona y asegura que en Brasil lo quieren mucho / Foto: EFE

Por su parte, Bolsonaro recordó que admira a Trump “desde hace mucho tiempo, incluso antes” de su triunfo electoral en 2016, y añadió: “Apoyo a Trump, apoyo a Estados Unidos, apoyo su reelección”.

El encuentro tuvo lugar en un momento clave para la guerra comercial entre EEUU y China, un día antes de que Trump se reuniera en Osaka con el presidente chino, Xi Jinping.

China es el principal destino de las exportaciones de Brasil y Bolsonaro también tenía previsto reunirse con Xi en Osaka para limar las asperezas generadas en Pekín por la alianza entre Trump y el mandatario brasileño.

Trump advirtió a Bolsonaro respecto a “los riesgos asociados con las actividades de China en el continente americano”, según información de la Casa Blanca.

También conversaron sobre cómo fortalecer el comercio bilateral, y Trump reiteró su apoyo a la campaña de Brasil para entrar en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), considerado como el club de los países ricos.