Las indagatorias a Fernández de Kirchner y otra docena de imputados comenzarán el 2 de septiembre.

Un tribunal argentino rechazó los planteamientos de nulidad y resolvió este lunes 26 de agosto continuar con un juicio contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por presunta corrupción en la adjudicación de obras viales durante su mandato. LA expresidenta es ahora candidata a la vicepresidencia de su país.

El Tribunal Oral Federal 2 resolvió continuar el juicio en el cual la expresidenta está acusada de haber favorecido al empresario Lázaro Báez en la concesión de licitaciones para obras viales en la provincia de Santa Cruz, al sur de la nación y considerado bastión de la familia Kirchner.

El lunes 2 de septiembre comenzarán las indagatorias contra Fernández de Kirchner y otra docena de imputados en este caso, recordándose que antes de su defensa había solicitado que se esperara, para el inicio del juicio, el resultado de un peritaje contable respecto a las obras pero el tribunal no aceptó ese pedido y arrancó con el proceso el 21 de mayo pasado.

Este peritaje, cuyo resultado se divulgó este lunes 26 de agosto, “ha dado que las personas que están imputadas no han cometido los delitos por los que están siendo juzgadas. Los peritos han corroborado que no hubo sobreprecios en ninguna de las cinco obras que fueron peritadas”, dijo a la agencia de noticias AFP Gregorio Dalbón, abogado de la exmandataria.

“El juicio está terminado, es nulo. Eso está definido. Ya no tiene consistencia y no tiene la prueba de cargo”, sostuvo Dalbón tras conocerse el resultado de los análisis especializados. Sin embargo el tribunal decidió avanzar en el proceso ya que tiene la potestad de hacerlo y definir las nulidades planteadas en el momento del veredicto, que según Dalbón podría demorarse dos años más.

El defensor de Cristina Fernández no descartó recurrir a la cámara de casación y a la Corte Suprema de Justicia “por considerar una decisión arbitraria proseguir con las actuaciones y no considerar la nulidad en el momento”, en lugar de esperar el veredicto.

Además de Fernández y el propio Lázaro Báez, también se acusa al exministro de Planificación Julio de Vido y el exsecretario de obras públicas José López, ambos bajo detención y quienes ocuparon esos cargos ininterrumpidamente durante los 12 años de los Gobiernos del fallecido Néstor Kirchner y luego de su esposa entre 2003 y 2015.

Cristina Fernández de Kirchner es una abogada de 66 años que gobernó Argentina entre 2007 y 2015, tiene otras causas abiertas por presunta corrupción, además de cinco pedidos de prisión preventiva, de la que está exenta por sus fueros parlamentarios. 

Figura fuerte de la oposición al Gobierno liberal de Mauricio Macri, la exmandataria es compañera de fórmula del candidato presidencial Alberto Fernández, del peronismo de centroizquierda, favorito para las elecciones del 27 de octubre próximo.