Luego de varias horas de reunión con los principales lideres políticos , el regente de la monarquía española, decidió no proponer a Pedro Sánchez como candidato a la presidencia por “no contar con el apoyo necesario”

Sería el 10 de noviembre la fecha prevista para que se realicen nuevas elecciones en España dado que, tras una larga jornada de discusiones este martes entre Pablo Iglesias, Albert Rivera, Pablo Casado y Pedro Sánchez con el Rey Felipe VI; el monarca no brindara su apoyo al actual jefe de gobierno lo que abre camino a nuevos comicios en el país europeo.

“El Rey ha constatado que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados, en su caso, le otorgue su confianza”, señaló el comunicado oficial de la Casa Real española.

Según lo publicado por el diario El País, el monarca comunicó su decisión a la presidenta del parlamento, Meritxell Batet, y de acuerdo con los estatutos legales, el 23 de septiembre se disolverá parte del Congreso y se llamará a elecciones generales.

Después de la reunión, El Rey Felipe VI junto al bloque opositor al Partido Socialista (PSOE) concordaron que Sánchez, quién fue el ganador de las elecciones celebradas en abril, “no logró forjar un acuerdo de Gobierno con la formación izquierdista Unidas Podemos (UP)”.

“La insistencia de Sánchez y el PSOE de formar un Gobierno monocolor con apoyo parlamentario de UP, y el empeño de esta formación de entrar en un Ejecutivo de coalición fueron la clave de ese desencuentro”, reseñó la agencia de noticias EFE.

Por su parte, el conservador Partido Popular (PP) y el liberal Ciudadanos (C’s) mantuvieron su postura de votar en contra Sánchez, como ya lo hicieron en julio.