En un momento en que la crisis por la extinción del planeta aumenta a la vez que crecen los movimientos de protesta, surgen llamamientos para alcanzar ambiciosos objetivos de conservación.

Según un estudio publicado por la revista Nature, la idea de salvar “Medio Planeta” para la vida salvaje y la naturaleza afectaría a mil millones de personas.

La propuesta conocida como “Medio Planeta”, abordada por la revista científica, ha ganado adeptos entre los conservacionistas y algunos grupos políticos, aunque apenas se han adoptado medidas destinadas a identificar las implicaciones sociales y económicas que esto tendría para los ciudadanos.

En el estudio, un grupo de investigadores analiza cuánta gente y quiénes resultarían afectados si se reservara medio planeta para preservar la diversidad de los habitantes del mundo.

El equipo de científicos analizó datos globales para calibrar dónde podría asignarse el estatus de conservación a fin de proporcionar un 50% de protección a todas las ecorregiones.

Según esto, aunque se evitaran lugares en los que se siente la “huella humana”, como ciudades y tierras de cultivo, la propuesta afectaría directamente a más de 1.000 millones de personas, principalmente en países de rentas medias.

“Vivir en áreas ricas en hábitat natural puede activar la salud mental y el bienestar. En algunos casos, las áreas protegidas pueden proporcionar nuevos trabajos e ingresos mediante el ecoturismo y la producción sostenible”, consideran los expertos.