En Israel se espera que arribe este martes un cargamento con 5.000 vacunas, de un total de 10.000 dosis iniciales compradas por el Ministerio de Salud de la nación

El Ministerio de Salud israelí compró un lote inicial de diez mil dosis de Imvanex, el único medicamento autorizado hasta la fecha, y comenzará a aplicarlas este fin de semana. Pacientes seropositivos nacidos antes de 1980 y diagnosticados con ETS, serán los primeros contemplados en su programa, informó Infobae.

A pocos días de que la OMS declarara la emergencia internacional por la viruela del mono, los organismos de salud de Israel se propusieron detener el avance del contagio vacunando a la población con mayor riesgo de contraer la enfermedad, hombres que tienen sexo con otros hombres, entre quienes el estudio más profundo realizado hasta el fecha revela que se encuentra el 98% de los pacientes infectados. Paralelamente, en un hecho coherente con sus políticas de apertura hacia la comunidad diversa, las entidades de salud de ese país han decidido no tratar la situación como un problema LGBTIQ+ y han resaltado que su enfoque se debe a la cantidad de casos concentrados en hombres homosexuales y bisexuales.

El portal argentino, señala que en una carta enviada a las entidades de salud oficiales y a los directores de los centros médicos de ese país, se explica que la máxima prioridad la tendrán los hombres nacidos antes de 1980 que sean seropositivos o estén tomando medicamentos para reducir la probabilidad de contraer VIH tras haberse expuesto. Quienes hayan dado positivo este año por otras enfermedades de transmisión sexual (sífilis, clamidia o gonorrea) también serán priorizados en los programas para recibir la vacuna.

“Hay 105 casos diagnosticados en Israel. Este es un número bajo en esta etapa y si actuamos correctamente podemos prevenir un brote mayor enfocando los esfuerzos y tomando acciones preventivas basadas en un diagnóstico rápido”, dijo el doctor Roy Zucker, jefe de medicina LGBT+ en el fondo de salud Clalit, en declaraciones a la emisora pública de Kan, radiodifusora de Israel.

El primero

Israel, que de esta manera se convertirá en el primer país de Medio Oriente en vacunar contra la viruela del mono, había confirmado en mayo pasado el primer caso, que desde ese momento ya se han disparado a 16.000 repartidos en 75. La mayoría de estos casos, sin embargo, han sido registrados en Europa, donde el riesgo por el virus es actualmente alto, según la OMS, mientras que en el resto de las regiones permanece a un nivel moderado, incluso en África, donde es endémica.

En Israel se espera que arribe este martes un cargamento con 5.000 vacunas, de un total de 10.000 dosis iniciales compradas por el Ministerio de Salud de la nación. Este mismo fin de semana prevén aplicarla, ya con los cuerpos de salud preparados para iniciar las campañas de vacunación, pero con las clínicas rebosadas de pacientes solicitando su dosis, entre ellos muchos miembros de la comunidad LGBT+. “En las últimas semanas ha habido un gran temor en la comunidad por la viruela del simio, y por ende también una demanda de vacunas que todos esperamos acaben con el brote del virus”, dijo la doctora Gal Wagner Colesco, directora de la Clínica Klalit Gan Meir y presidente de la Sociedad de Medicina LGBT.

Según explicaron las autoridades sanitarias, en Israel se aplicará la vacuna Imavanex, único fármaco autorizado hasta la fecha para prevenir esta enfermedad. De la compañía danesa Bavarian Nordic, el medicamento se encuentra aprobado desde 2013 para prevenir la viruela por la Comisión Europea, que este lunes decidió aprobarla para contener la expansión de la viruela del mono; al igual que los Estados Unidos, donde cuenta con licencia desde 2019 y que a comienzos de julio ordenó un pedido de 2,5 millones de dosis.

“Estamos enfocando nuestros esfuerzos de concientización en la comunidad LGBT+ en sitios de citas, por ejemplo, así como trabajando con médicos dentro de la comunidad”, manifestó el lunes en una conferencia el ministro de Salud de Israel, Nitzan Horowitz, quien es abiertamente gay. Para la vacunación, se tendrá en cuenta la historia clínica de los pacientes y en casos especiales podrá administrarse –después de consultas con epidemiólogos– a personas que hayan tenido una exposición importante. Algunos especialistas han señalado la importancia de aplicar dosis a los niños, en quienes la enfermedad puede llegar a ser más grave.