A cinco días del reinicio de las negociaciones para recuperar el pacto nuclear con Irán, las relaciones entre la agencia atómica de la ONU y Teherán se encuentran en un punto muerto ante la negativa iraní de restablecer las inspecciones a su nivel habitual.

“Estamos cerca de un punto en el que no estaré en condiciones de garantizar una continuidad de conocimiento” acerca de las actividades nucleares en Irán, advirtió este miércoles el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi.

El responsable del organismo que vela por la seguridad nuclear en el mundo estuvo el martes pasado en Teherán para negociar con el Gobierno iraní el retorno a un exhaustivo régimen de inspecciones, incluyendo controles sorpresa.

Para poder seguir de alguna forma las inspecciones, Irán accedió en febrero pasado a que el OIEA instale cámaras y otros equipos de vigilancia, cuyas grabaciones podrán ser estudiadas una vez que se haya restablecido el acuerdo atómico conocido como JCPOA (por sus siglas en inglés).

CONVERSACIONES SIN ACUERDO

“Las conversaciones (del martes) fueron correctas y profesionales, eso es una cosa. Pero no llegamos a ningún acuerdo. Pero debemos llegar a un acuerdo”, aseveró Grossi en rueda de prensa en Viena.

Los 35 países miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo del organismo, iniciaron hoy en la capital austríaca una reunión de tres días, dominada una vez más por el conflicto en torno al programa nuclear de Irán.

El OIEA advierte desde hace meses, de que sus inspectores no tienen el acceso necesario en Irán para garantizar la verificación de las actividades nucleares.

“Sabemos cuáles son los asuntos. En particular, quiero restablecer las capacidades de monitoreo y verificación que necesitamos, instalar cámaras y mantener los equipos. Esto es muy importante. Necesitamos hacerlo”, explicó Grossi.

EFE