La detención del fundador del sitio WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde hace siete años en la embajada de Ecuador en Londres, provocó reacciones en todo el mundo.

Organización de Naciones Unidas (ONU): Ecuador expone a Assange a “graves violaciones a sus derechos humanos” al retirarle la protección diplomática, indicó la Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de la ONU, Agnes Callamard.

Rusia: “La mano de la democracia estrangula la libertad” declaró en Facebook la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajárova.

Gran Bretaña: “Nadie está por encima de la ley”, declaró ante los diputados la primera ministra británica Theresa May.

Bolivia: El presidente Evo Morales condenó el hecho y se solidarizó con “este hermano que es perseguido por el gobierno de EEUU por revelar sus violaciones a los derechos humanos, asesinatos de civiles y espionaje diplomático”.

Expresidente de Ecuador Rafael Correa: El presidente ecuatoriano Lenín Moreno es el “traidor más grande de la historia” latinoamericana y cometió “un crimen que la Humanidad jamás olvidará”, declaró Correa, que fue en su momento el mandatario que ordenó acoger a Assange y darle protección en la embajada londinense.

Australia: La ministra australiana de Relaciones Exteriores, Marise Payne, expresó su “confianza” en que el fundador de WikiLeaks recibirá “un tratamiento justo en los procesos legales a los que se enfrenta en Reino Unido”.

WikiLeaks: Ecuador “retiró ilegalmente el asilo político a Assange en violación del derecho internacional” reaccionó la organización fundada por Assange.

Edward Snowden: “Las imágenes del embajador de Ecuador invitando a la policía secreta a ingresar en la embajada para arrastrar afuera a un editor -que guste o no- de material periodístico terminará en los libros de historia. Los críticos de Assange pueden celebrar, pero es un día sombrío para la libertad de prensa”, indicó el exconsultor de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), refugiado en Moscú.

Carles Puigdemont: “Estoy muy consternado por la detención de Julian Assange en Londres. Los derechos humanos y especialmente la libertad de expresión están siendo atacados una vez más en Europa”, tuiteó el expresidente regional catalán Puigdemont, residente en Bélgica.

Pamela Anderson: La actriz estadounidense, fan de Assange, se declaró “en estado de conmoción” por la detención y denunció “el mal aspecto” del fundador de WikiLeaks cuando fue detenido. Gran Bretaña se ha convertido en “la puta de Estados Unidos”, tuiteó la celebridad y ahora defensora de los animales.