La ONU y la Unión africana (UA) pidieron hoy “más acciones” contra el hambre en África porque el número de personas que sufren ese problema sigue aumentando debido a los conflictos, el cambio climático y las desaceleraciones económicas.

El hambre en el continente ha “empeorado sustancialmente” desde 2013 y la mayor parte de este deterioro se produjo entre 2019 y 2020, según un informe publicado por la Comisión de la UA, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Comisión Económica de la ONU para África (UNECA).

“Se espera que la situación se haya deteriorado aún más este año, sin que se alivien los principales impulsores del hambre”, subraya el documento.

En 2020, precisa el informe, 281,6 millones de africanos se encontraban desnutridos, un aumento de 89,1 millones respecto a 2014.

Por subregiones, alrededor del 44 por ciento de las personas desnutridas del continente vive en África oriental, el 27 por ciento en África occidental, el 20 por ciento en África central, el 6,2 por ciento en África del norte y el 2,4 por ciento en África del sur.

Las medidas a corto plazo para atajar el desafío del hambre incluyen países que brindan asistencia humanitaria y medidas efectivas de protección social, según las citadas entidades.

A largo plazo, los países deberían invertir en agricultura y sectores relacionados, así como en servicios de agua, salud y educación.

“Una visión común, un liderazgo político sólido y una colaboración intersectorial eficaz, que incluye al sector privado, son esenciales para acordar las compensaciones e identificar e implementar soluciones sostenibles que transformen los sistemas agroalimentarios”, subraya el informe de la FAO, la Comisón de la UA y UNECA.

EFE