Una docena de relatores de la ONU que se especializan en distintas temáticas de derechos humanos solicitaron a los Estados “que eviten extralimitarse en sus medidas de seguridad para responder al brote de coronavirus y les recordamos que los poderes de emergencia no deben ser utilizados contra la disidencia”

Expertos de la ONU en derechos humanos dijeron este lunes que hay que mantenerse atentos para que no se permita que algunos gobiernos aprovechen las medidas extraordinarias dirigidas a contener el contagio del coronavirus para reprimir de forma encubierta a defensores de los derechos humanos.

“Pedimos a los Estados que eviten extralimitarse en sus medidas de seguridad para responder al brote de coronavirus y les recordamos que los poderes de emergencia no deben ser utilizados contra la disidencia”, dijeron en una declaración una docena de relatores de la ONU que se especializan en distintas temáticas de derechos humanos.

Pocas veces en el pasado tantos relatores han suscrito una declaración que incumbe a sus respectivos mandatos, que les ha sido asignado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Los relatores reconocieron plenamente la severidad de la crisis sanitarias causada por la pandemia y que el uso de poderes de emergencia en este tipo de situaciones está permitido por las normas internacionales, pero recalcaron que éstas deben ser ·proporcionales, necesarias y no discriminatorias·.

Los Estados que han acudido a ese tipo de medidas deben comunicarlas oficialmente a los comités de derechos humanos de la ONU, sobre todo cuando afectan derechos fundamentales como de movimiento, a la vida familiar y de reunión.

Asimismo, dijeron que no deben usarse contra minorías o individuos en particular, y que solo deben tener la duración que sea indispensable.