El presidente de Burkina Faso, Roch Kaboré, ha sido detenido por los militares en un aparente golpe de Estado, confirmó este lunes a Efe un alto mando del Ejército de este país de África occidental

La detención ocurrió tras la jornada de tensión que vivió este domingo Burkina Faso, donde se registraron disparos en varios cuarteles militares en un supuesto motín para exigir mejoras en las Fuerzas Armadas.

El arresto también tuvo lugar después de que la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) expresara su «gran preocupación» por esos sucesos, pidiera «calma» e instara a los militares a favorecer «el diálogo con las autoridades».