El secretario del Departamento de Estado, afirmó que los ciudadanos norteamericanos podrán reabrir las demandas por presuntas violaciones de derechos humanos en Cuba y por la exportación de la “política de opresión” a Venezuela

En su cuenta de la red social Twitter, el funcionario norteamericano Mike Pompeo volvió a referirse a Venezuela como una amenaza para la seguridad de su nación, subrayando los lazos existentes con el gobierno de Cuba.

“A partir del 2 de mayo, en virtud del Título III de la Ley Libertad, los ciudadanos de los Estados Unidos podrán entablar demandas contra el tráfico de personas quienes fueron confiscadas por el régimen cubano. Después de más de 22 años de retrasos, los estadounidenses finalmente tendrán la oportunidad de hacer justicia”, indicó.

“El régimen cubano ha exportado durante años su opresión a Venezuela. Los servicios militares, de inteligencia y de seguridad cubanos, mantienen a Maduro en el poder. Este comportamiento socava la estabilidad de los países en el hemisferio occidental y representa una amenaza directa para la seguridad nacional de los Estados Unidos”, subrayó.

De igual manera, Pompeo afirmó que los intentos de la administración anterior, liderada por el presidente Obama por moderar al “régimen” no funcionaron. “Por más de 22 años, el Título III de la Ley Libertad se suspendió con la esperanza de que el régimen cubano pasará a la democracia. Pero la Administración del presidente Donald Trump reconoce la realidad: los dictadores ven el apaciguamiento como una debilidad. El intento del presidente Obama de moderar el régimen no funcionó”.