“Somos de izquierda, pero democrática y que respeta los derechos humanos, no tenemos nada que ver”, sostuvo el canciller mexicano Marcelo Ebrard

La posición del Gobierno de México sobre Venezuela es clara: no quiere intervención militar, apuesta por el diálogo pero marca distancia del Ejecutivo de Maduro.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, aseguró este martes que una intervención militar en Venezuela sería “un gran error”.

“Tenemos una opinión diferente de la intervención militar, que sería un gran error; o la de que aquellos que esperan que el régimen vaya a ser derrotado a través de sanciones o esperar a que se divida al Gobierno de Maduro”, afirmó Ebrard en su participación en la Conferencia de las Américas que se celebra anualmente en el Departamento de Estado de Washington, reportó EFE.

Para Ebrard, “es mucho más sensato (…) organizar un diálogo, imperativo internacional para que ambas partes tengan que escucharse”.

Sin embargo, se desmarcó de lo que llamó el “régimen de Maduro”: “Somos de izquierda, pero democrática y que respeta los derechos humanos, no tenemos nada que ver”, subrayó.