“Rusia se pronuncia de manera consecuente por que los países árabes y occidentales abandonen paulatinamente la política de aislamiento de Siria y que, por el contrario, retomen el diálogo con Siria”

Rusia hizo hoy un llamamiento a abandonar la política de aislamiento de Siria y a reanudar el diálogo con Damasco, a fin de impulsar el proceso para poner fin a la guerra en el país árabe, de la que se cumplen diez años.

“Rusia se pronuncia de manera consecuente por que los países árabes y occidentales abandonen paulatinamente la política de aislamiento de Siria y que, por el contrario, retomen el diálogo con Siria”, dijo en su rueda de prensa diaria el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Agregó que “mientras más Estados reanuden el diálogo directo con la República Árabe Siria, estos tendrán más fundamentos para participar activamente en el proceso de arreglo”.

Peskov hizo esta declaraciones al contestar una pregunta sobre cómo ve Moscú la propuesta del enviado de la ONU para Siria, Geir Pedersen, de poner en marcha un nuevo formato internacional para poner fin al conflicto bélico en el país árabe.

“Los actuales formatos funcionan, pero quisiéramos que aumentaran su eficacia y sus resultados”, dijo el portavoz.

Admitió que la labor del Comité Constitucional sirio -formado por representantes del Gobierno, la oposición y la sociedad civil- se desarrolla con “mucha dificultad”.

Aún así, insistió el portavoz del Kremlin, hay que seguir trabajando con el Comité, ya que Moscú no ve otra alternativa.

Según Pedersen, las negociaciones para la redacción de una nueva Constitución siria, considerada un instrumento clave para destrabar el proceso de paz y promover la reconciliación en el país árabe, se encuentran en punto muerto.