El domingo, más de un millón de personas tomaron las calles de la isla principal de ese centro financiero, según los organizadores, en protesta contra un polémico proyecto de ley que permitirá las extradiciones a China.

La prensa oficial china imputó este lunes la responsabilidad de las enormes manifestaciones organizadas el fin de semana en Hong Kong a injerencias extranjeras, y acusó a los opositores políticos de “connivencia con Occidente”.

Según el ejecutivo pro-Pekín de Hong Kong, la ley permitirá colmar un vacío jurídico. Para los detractores del texto, este proyecto dejará a la población a merced de un sistema judicial chino opaco y politizado.

El diario nacionalista Global Times, afín al poder chino, intentó en un editorial el lunes minimizar la manifestación del domingo, una de las más importantes de esta región semiautónoma desde su retorno al territorio chino en 1997.

“Hay que destacar que ciertas fuerzas internacionales han reforzado sus vínculos con la oposición de Hong Kong estos últimos tiempos”, según el diario que acusa a los opositores de “connivencia con Occidente”.

Protestas fuera del Consejo Legislativo en Hong Kong, este lunes 10 de junio. Foto AFP.

Las imágenes aéreas mostrando las estrechas calles hongkonesas repletas de gente dieron la vuelta al mundo. Pero en China continental, el principal noticiero no mencionó el acontecimiento, mientras que las búsquedas en la red social Weibo estaban censuradas.

Según los términos del acuerdo sino-británico sobre la devolución de Hong Kong a China, la ciudad goza de más libertades que el resto del Estado asiático en virtud del principio “Un país, dos sistemas”, en teoría hasta 2047.

Los manifestantes bloquean el área de protesta del Consejo Legislativo con barricadas durante los enfrentamientos con la policía después de un mitin contra una polémica propuesta de ley de extradición en Hong Kong este lunes 10 de junio.

La desconfianza hacia China ha ido en aumento desde que desaparecieron una serie de personalidades críticas con el poder chino, entre ellas un grupo de editores disidentes y un multimillonario, que reaparecieron luego detenidos en el continente.

“Hay 1.030.000 personas en la manifestación de hoy”, dijo un organizador este lunes entre los vítores de la muchedumbre, en lo que constituiría la mayor manifestación vista desde que la excolonia británica pasó a China.