Los enfrentamientos ocurrieron luego de efectuarse una masiva asamblea convocada por comités cívicos de algunas regiones

En Bolivia, los cuerpos policiales emplearon gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes en La Paz, luego de que un grupo de jóvenes intentara romper un cordón de policías antidisturbios, en una zona aledaña a la plaza donde se encuentran las sedes del Gobierno y del Parlamento de Bolivia.

Los jóvenes emplearon piedras y palos contra los policías, también armaron barricadas con contenedores de basura y hogueras.

El ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zabaleta, atribuyó los incidentes a grupos violentos.