La Fiscalía bielorrusa advirtió a los bielorrusos contra la participación en manifestaciones no autorizadas, dos días antes de que el domingo la oposición celebre otra multitudiniaria marcha en Minsk

El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, acusó este viernes, a Estados Unidos de dirigir las protestas antigubernamentales en el país y a la Unión Europea de seguirle el juego.

Lukashenko denunció que en Varsovia se ha creado un “centro especial” y consideró que “no es casual” que los tanques avancen y los aviones vuelen cerca de las fronteras de Bielorrusia.

“Estados Unidos lo planea y lo dirige todo y los europeos le siguen el juego. Lo que les dicen, lo hacen”, dijo Lukashenko al reunirse con los trabajadores de la cooperativa agrícola Dzerzhinski.

Según ese plan, las potencias occidentales quieren crear un “corredor Báltico-mar Negro, un corredor sanitario integrado por las tres repúblicas bálticas, nosotros y Ucrania. Nosotros somos el último eslabón”.

Por su parte, el ministro de Exteriores bielorruso, Vladímir Makei, aseguró hoy que las sanciones de la Unión Europea contra Minsk no pueden ser vistas de otra forma que como “acciones no amistosas”.

En su reunión con los trabajadores de la cooperativa, Lukashenko también prometió hoy solucionar en los “próximos días” la crisis que estalló desde su reelección el pasado 9 de agosto.

La Fiscalía bielorrusa advirtió a los bielorrusos contra la participación en manifestaciones no autorizadas, dos días antes de que el domingo la oposición celebre otra multitudiniaria marcha en Minsk, donde el pasado domingo reunió a más de 200.000 personas.