EEUU reclama a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, por haber divulgado en 2010, más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán y cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak

El líder de la oposición laborista británico, Jeremy Corbyn, ha pedido que el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, detenido el jueves en la embajada de Ecuador en Londres, no sea extraditado a Estados Unidos.

“El Gobierno británico debería oponerse a la extradición de Julian Assange a EEUU por revelar pruebas de las atrocidades en Irak y Afganistán”, escribió Corbyn en su cuenta de Twitter.

Assange pasa este viernes su primera día en una prisión británica después de que fuera sacado detenido el jueves por la mañana de la legación diplomática ecuatoriana, donde estuvo refugiado casi siete años.

El arresto respondió a una petición de extradición de Estados Unidos, así como al hecho de haber violado las condiciones de libertad condicional en 2012, según las fuerzas del orden.

El informático y activista fue detenido después de que el Gobierno ecuatoriano decidiera retirarle el asilo político.

Un tribunal declaró el jueves culpable a Assange por no haberse presentado ante la justicia hace siete años, cuando debía responder por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia.

En paralelo, el periodista australiano deberá comparecer de nuevo el 2 de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster (Londres), a través de videoconferencia desde la prisión, para iniciar el proceso sobre su extradición a Estados Unidos.