La jurisdicción especial tiene potestades más amplias, como conocer las pruebas en casos de extradición, evaluar la conducta, y el “procedimiento adecuado”que se debe seguir contra un acusado

La justicia de paz en Colombia ordenó este miércoles la “libertad inmediata” del líder de la extinta guerrilla de las FARC, Jesús Santrich (Seuxis Paucias Hernández), detenido en una prisión en Bogotá desde abril de 2018 y solicitado por Estados Unidos por narcotráfico.

Asimismo, la Sección de Revisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) negó la solicitud de extradición a Estados Unidos del exjefe guerrillero.

Santrich fue detenido en Bogotá el 9 de abril del año pasado con base en el pedido del Departamento de Justicia de Estados Unidos que lo acusa de conspiración para el narcotráfico, delito que según la Fiscalía colombiana cometió después de la firma del acuerdo de paz del 24 de noviembre de 2016.

El pacto de paz establece que los exguerrilleros que cometan delitos después de la firma del pacto serán juzgados por la justicia ordinaria y perderán los beneficios del acuerdo, entre ellos la no extradición.

El caso ha generado polémica porque los defensores del detenido argumentan que fue víctima de un montaje y que si se le entrega la Justicia de Estados Unidos se pondría en riesgo el acuerdo de paz, mientras que otro sector alega que debe ser extraditado porque las pruebas en su contra son concluyentes.