El Hospital San Borja Arriarán, en el centro de la capital, se incendió cerca de las 7.00 hora local (10.00 GMT) y la Fiscalía se encuentra investigando las causas del mismo, aunque todo apunta a que se debe a un cortocircuito

Un incendio en un hospital de Santiago obligó este sábado 30 de enero, a evacuar a una treintena de pacientes con COVID-19 y trasladarlos a otros centros de la ciudad capital, en una operación de extrema dificultad, pues al menos ochos están intubados, en estado crítico y requieren ventilación mecánica.

“Fueron trasladados en camillas con ventiladores portátiles. Nadie ha muerto. Todos los traslados han sido con mucha calma”, indicó a las puertas del centro el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

El fuego en el Hospital San Borja Arriarán, en el centro de la ciudad, se originó cerca de las 7.00 hora local (10.00 GMT) y la Fiscalía se encuentra investigando las causas del mismo, aunque todo apunta a que se debe a un cortocircuito.

Las llamas, que ya se encuentran controladas, no afectaron a ningún sector con pacientes, pero sí se vieron damnificadas el área de calderas, instalaciones eléctricas y otros servicios del hospital.

Familiares de los ingresados se agolparon a las puertas del centro nada más enterarse del fuego y los medios locales mostraron algunas escenas de pánico.

“El hospital, lo más probable, es que hoy no se encuentre operativo”, indicó el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, quien explicó que el resto de pacientes sin COVID-19 también serán reubicados en otros centros.

Con 718.749 infectados y 18.257 muertos desde marzo, Chile lleva desde diciembre sumido en una segunda ola, con más de 4.000 casos diarios, una cifra que se asemeja a las de junio y julio, cuando el país pasó el primer gran pico de la pandemia y estuvo al borde del colapso sanitario.