Los votos de la primera vuelta no le alcanzaron a Gustavo Petro para alzarse con la Presidencia de Colombia. Las fuerzas que adversan a la izquierda colombiana ya empiezan alinearse en un “Todos contra Petro”

Gustavo Petro pego primero, como se esperaba, pero ahora se plantea una carrera cuesta arriba en la ruta hacia el 19 de junio cuando será la hora de la verdad para definir la Presidencia de Colombia.

El candidato de la coalición conocida como el Pacto Histórico logró aglutinar poco más del 40% de los votos validos, que se traducen en 8,4 millones de sufragios, insuficientes para “matar la partida” en la primera vuelta.

Los resultados colocan a Petro en una situación incómoda. Su adversario en la segunda vuelta no será un candidato del establisment al que pudiera asociar con nombres como Iván Duque, Álvaro Uribe o César Gaviría y su desgaste.

Frente a la clase política dominante en Colombia, Rodolfo Hernández puede verse en el mismo rol de Petro, pero desde la acera contraria en el campo ideológico.

Petro es de izquierda, tiene en su maleta política su condición de guerrillero. Es un economista con un discurso donde se nota su formación ideológica y académica. Ha confrontado el sistema político colombiano caracterizado por ser conservador.

Frente a él tiene a una especie “Trump tropical”. Rodolfo Hernández se hace disruptivo con un discurso llano, populachero, que esgrime la anticorrupción como su médula espinal. Muestra sus éxitos desde su condición de millonario y empresario próspero.

De alguna forma los dos son candidatos antisistema, pero Petro tiene más desgaste en la vida política. Además tiene en contra a los sectores del centro y la derecha que por definición rechazan las posiciones de izquierda sostenidas por Petro. El discurso anticomunista, tan exitoso en Colombia, resurge nuevamente y es lanzado en su contra.

Las fuerzas políticas conservadoras no tardan en alinearse y ya Federico Gutiérrez, quien era el representante del grupo de poder político que domina el Gobierno, anunció su decisión de apoyar a Hernández que, aún siendo antisistema, es menos antagónico que la opción del Pacto Histórico.

Para Petro polarizar con Hernández será complicado. Es probable que hubiese preferido confrontar a “Fico”, pero la baraja que tiene en la mesa es la más difícil a enfrentar en esta coyuntura.

Al hacer la reducción matemática, aunque Petro ganó por más de 10 puntos porcentuales sobre Hernández, al sumar los votos obtenidos por la Liga de Gobernadores Anticorrupción y los de Equipo por Colombia, Petro quedaría por debajo de ellos.

Los analistas colombianos señalan que la clase política dominante en Colombia ha sido rechazada, al recibir más del 60% de la votación dos candidatos disruptivos ante la tradición de poder en el territorio que se conoció en tiempos de la colonia como el Virreinato de la Nueva Granada.

¿Qué viene?

El juego será protagonizado por dos jugadores “contra sistema”, pero como dijimos antes, Petro tiene 20 años en la política y ante Hernández parece estar más cerca de la forma tradicional de hacer política.

En este escenario surge la pregunta: ¿Dónde puede crecer Petro?

La apuesta será colocada en el aumento de la participación en la segunda vuelta, sin embargo, hay que tomar en cuenta que las cifras disponibles, a la hora de escribir esta nota, nos indican que la participación está rozando los niveles históricos y se habla de 53%.

¿Cuánto más puede crecer la participación? ¿Cuánto de ese crecimiento puede aglutinar Petro?

Habría que preguntarse… ¿El reimpulso que han tomado las opciones de izquierda en el continente será lo suficientemente fuerte en Colombia como para llevar al Palacio de Nariño a un hombre como Gustavo Petro?

Veremos en los días que quedan, desde hoy al 19 de junio, una campaña dura para asociar al candidato del Pacto Histórico con Nicolás Maduro, en función de tratar amedrentar a los potenciales votantes que tuvieran la intención de deslizarse hacia la opción de Petro.

¿Cuánto daño puede hacerle al candidato del Pacto Histórico el discurso anticomunista y la propaganda que afirma que es una pieza de Maduro?

¿Se armará un con “Todos contra Petro” (Toconpe)?

Colombia parece querer un cambio en su clase política, de las más estables en América Latina, lo que pareciera encarnarse en las opciones de Hernández y Petro. ¿Será así?

Está por verse. Nosotros por ahora no tenemos bolas de cristal para adivinar el futuro, solo caminamos con los pies planos pisando tierra y observando la coyuntura política de la región.