Sin previo anuncio, el mandatario colombiano hizo presencia en esta ciudad que actualmente figura como el epicentro de las protestas desde el 28 de abril

Fueron cuatro horas de la madrugada de este lunes en las que Iván Duque se dedicó a encabezar un consejo de seguridad que abordó la situación en la urbe caleña. El presidente se reunió en Cali con la gobernadora del departamento del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, y el alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina.

Dada la situación irregular que implicó violencia hacia manifestantes indigenas el día de ayer, el Presidente dijo que prefirió no hacer presencia en la región ese mismo día “por prudencia”.

Tras la breve visita, Duque emitió una declaración que rezaba “nuestro mensaje y mi presencia hoy acá es para que, como comandante supremo de las Fuerzas militares y de Policía, estemos acompañando todas las medidas para proteger a la ciudad de Cali”.

EFE reportó que a las 4:00 de la madrugada, el máximo funcionario colombiano abandonó territorio caleño sin haber entablado conversaciones con los miembros de las protestas. Se dirigió a un encuentro con el Comité del Paro en Bogotá.

El objetivo de estas últimas acciones, según el propio Duque es “que los ciudadanos de esta ciudad y de este departamento puedan estar mañana en tranquilidad”. En este sentido, también pidió levantar los bloqueos que obstaculizan la movilidad hacia y desde la ciudad.

Ante el ataque con armas de fuego a la Minga indígena del domingo, “múltiples congresistas, e incluso miembros de su partido, el Centro Democrático, le pidieron a Duque que se acercara a esta ciudad, la tercera más importante del país, para vigilar lo que allí estaba sucediendo”, aseguró EFE.

Antes de su viaje, el mandatario pidió “el mayor despliegue que se tenga de capacidades de nuestra fuerza pública” en Cali. A su vez, su “padre político”, el expresidente Álvaro Uribe, pedía la “ocupación militar” de la ciudad.

A pesar de no haberse reunido con los protagonistas de las protestas, les transmitió que conoce sus necesidades y que estas tienen que ser priorizadas. Y de esa forma, está dispuesto a abordar cuestiones como la gratuidad del ingreso en la universidad pública, la participación juvenil en política o el empleo.

“Este mensaje es un mensaje que esperamos llegue para que, con estos espacios, tengamos claro que la juventud se debe pronunciar, debe participar, se debe vincular, donde sus propuestas sean las que nos permitan llegar a soluciones rápidas y concretas”, afirmó.

Por último, el actual presidente de Colombia pidió a los indígenas abandonar las protestas en las ciudades y regresar a sus territorios.