“El propósito al cual invita el Gobierno de los EEUU de regresar a la mesa es para seguir adelante en esta secuencia (que Maduro deje el poder, gobierno de transición, elecciones libres y plan de reconstrucción)”, dijo el presidente de Colombia, Iván Duque

El presidente de Colombia, Iván Duque, cuestionó todos los esfuerzos encaminados a restablecer un proceso de diálogo para buscar una salida a la situación en Venezuela mientras Nicolás Maduro continúe en el poder.

“Volver a la mesa es simplemente alargar una agonía de unos diálogos que no tienen fundamento porque el dictador lo que quiere es pertrecharse en el poder, no tiene sentido”, declaró.

Esta semana un alto funcionario de Estados Unidos aseguró que su país podría revisar su política de presión y sanciones contra Caracas si Maduro y la oposición reanudan el diálogo y este refleja resultados tangibles.

En una entrevista en Galápagos, a donde acudió para respaldar la ampliación de la reserva marina en torno al archipiélago ecuatoriano, Duque consideró como condición prioritaria que “Maduro salga del ejercicio de la dictadura y la usurpación”.

Y al manifestar su descrédito por el proceso de negociación de México, interrumpido abruptamente en octubre pasado, condicionó, además, todo avance a que en Venezuela pueda haber un gobierno de transición con amplia representación de todos los sectores, la convocatoria de elecciones libres y un plan de reconstrucción económica.

La postura de Colombia sobre Venezuela, recalcó Duque, siempre se ha apoyado en el multilaterlismo, como cuando “denunciamos a Nicolás Maduro con varios jefes de Estado ante la Corte Penal Internacional” o apoyó “a Juan Guaidó con más de 50 países”.

Y advirtió que si “el propósito al cual invita el Gobierno de los EE.UU. de regresar a la mesa es para seguir adelante en esta secuencia (que Maduro deje el poder, gobierno de transición, elecciones libres y plan de reconstrucción), bienvenido sea, pero tiene que ser sobre una sola base”.