El único fin de estos vuelos era llevarle a Cristina Fernández y a su marido, el fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), “los diarios del día”

La Justicia argentina procesó este jueves a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) por malversación de fondos públicos por el supuesto uso de aviones oficiales para enviar diariamente los periódicos de Buenos Aires a su residencia en Santa Cruz (sur).

El juez Claudio Bonadio, encargado del resto de procesos que involucran a Fernández, estableció un embargo de sus bienes por valor de 11.458 dólares, pero al contrario que en otras ocasiones, no dictó prisión preventiva para la exmandataria, que en cualquier caso tiene fueros de senadora y no puede ir a la cárcel.

Bonadio consideró a Fernández “partícipe necesaria” en este caso, al tiempo que procesó al exsecretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, a quien acusó como “autor” del mismo.

Señaló que “se realizaban con regularidad vuelos con aviones de la flota presidencial a las ciudades de Río Gallegos y/o El Calafate, provincia de Santa Cruz”.

El único fin de estos vuelos, según el magistrado, era llevarle a Cristina Fernández y a su marido, el fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), “los diarios del día”.

Una práctica que se extendió durante todo el periodo presidencial (2003-2015).