La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó este viernes el riesgo de expansión global del coronavirus causante del COVID-19 de “alto” a “muy alto” tras detectarse el primer caso en África, la última región donde por ahora no se habían dado casos.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo este anuncio en rueda de prensa, tras confirmar que fuera de China se han detectado hasta ahora 4.351 casos en 48 países, con primeros contagios en Nigeria, Dinamarca, Estonia, Lituania y Países Bajos en las últimas 24 horas.

El riesgo “muy alto” sólo había sido establecido hasta ahora en China, donde en los últimos tres días se han diagnosticado menos casos nuevos que en el resto del mundo.

También indicó que se están desarrollando más de 20 vacunas en el mundo y varios productos terapéuticos se están ensayando clínicamente. Los primeros resultados se esperan en “unas semanas”, sostuvo.

Si China había sido hasta hace poco el único foco mundial de coronavirus, el riesgo se ha multiplicado con la emergencia de nuevas fuentes como Corea del Sur, Irán e Italia. Medio centenar de países están ahora afectados, según la OMS.

En China, donde surgió la epidemia a finales de diciembre, el virus ha matado a 2.791 personas. En el resto del mundo, han muerto 67, según la agencia especializada de la ONU.

“Lo que vemos actualmente son epidemias vinculadas al COVID-19 en varios países, pero la mayoría de los casos pueden ser todavía atribuidos a contactos conocidos o a grupos de casos”, señala el director de la OMS.

“La clave para contener el virus es romper las cadenas de transmisión”, dijo.