“Somos totalmente responsables de esto, y no importa qué decisión tomen las autoridades, lo obedeceremos”, afirmó el comandante de la Fuerza Aeroespacial de este cuerpo militar de élite, Amir Alí Hayizadeh

La Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán admitió haber derribado el avión Boeing 737 de la compañía Ukraine International Airlines, el 8 de enero, tras despegar del aeropuerto de Teherán rumbo a Kiev.

El operador del sistema de defensa confundió el aparato con “un misil de crucero”.

El comandante de la Fuerza Aeroespacial de este cuerpo militar de élite, Amir Alí Hayizadeh, dijo en una comparecencia televisada que el operador, antes de disparar, trato de contactar con sus mandos para obtener la aprobación pero el sistema de comunicación dio error y tomó una decisión “mala y apresurada”.

“Todo el sistema defensivo estaba en el más alto nivel de alerta (…) y se anunció mediante el sistema integrado que se habían lanzado unos misiles de crucero contra el país. En esos momentos, el sistema se enfrenta, a una distancia de 19 kilómetros, con un objetivo que se distingue como un misil de crucero”, detalló Hayizadeh, según EFE.

Hayizadeh también reconoció que hubo diez segundos para decidir y que no se informó a la Organización de la Aviación Civil que cancelaran los vuelos comerciales en Teherán.

“El error fue nuestro (…) aceptamos todas las responsabilidades de este acto”, reconoció Hayizadeh, quien exculpó a la Organización de la Aviación Civil y al Gobierno y justificó que estas instituciones negaran la hipótesis del derribo porque no contaban con la información.

“Somos totalmente responsables de esto, y no importa qué decisión tomen las autoridades, lo obedeceremos”, agregó el alto mando, de acuerdo con Sputnik.