Las sanciones bloquean todos los bienes e intereses de los afectados y el BanCorp en Estados Unidos o los que están relacionados con ciudadanos estadounidenses

El Gobierno de Nicaragua aseguró este lunes que las sanciones que Estados Unidos impuso a al menos siete funcionarios allegados al presidente del país, Daniel Ortega, incluido a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, “no son de interés nacional, o personal, de ninguno”.

“Ninguno de los nicaragüenses incluidos en estas medidas arbitrarias e ilegales, posee cuentas, propiedades o negocios en los Estados Unidos, y por lo tanto, estas sanciones, aunque totalmente injustas, no son de interés nacional, o personal, de ninguno”, señaló el Ejecutivo a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Hace tres semanas, Washington anunció nuevas sanciones al Banco Corporativo (BanCorp) de Nicaragua, una entidad financiera vinculada a los sandinistas, y a Laureano Ortega Murillo, hijo del mandatario y de Murillo.

El asesor presidencial estadounidense, John Bolton, dijo entonces que irían “por los bolsillos de la familia de Ortega”.

Las sanciones bloquean todos los bienes e intereses de los afectados y el BanCorp en Estados Unidos o los que están relacionados con ciudadanos estadounidenses.