Toledo negó varias veces sus vínculos con la corrupción afirmando que es un ataque de sus enemigos y asegura ser víctima de una persecución política

El expresidente peruano Alejandro Toledo (2001-2006) fue arrestado este martes 16 de julio en Estados Unidos a propósito de la solicitud de extradición expedida por las autoridades de su país natal, donde pretenden procesarlo por presuntos actos de corrupción vinculados con la empresa Odebrecht. 


“Según se informó, el exmandatario se encuentra en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas, como parte del proceso orientado a lograr su retorno al país”, aseguró el Ministerio Público peruano a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

La detención del exmandatario está relacionada con el proceso de extradición que se sigue en su contra desde mayo de 2018, luego de que testigos de la empresa Odebrecht confesaron haberle pagado 20 millones de dólares para obtener licitaciones en obras públicas.


En febrero de 2019, la Fiscalía de Perú anunció que llegó a un acuerdo de colaboración con el empresario peruano-israelí Josef Maiman, quien reconoció haber ayudado a Toledo a recibir dichos pagos y blanquear el dinero en paraísos fiscales.

Este lunes 15 se conoció que el fiscal, José Domingo Pérez, entregó al Poder Judicial peruano el acuerdo de colaboración firmado con Maiman; quien el pasado 27 de junio declaró que Odebrecht depositó en sus cuentas casi 35 millones de dólares en sobornos para el expresidente Toledo.

Toledo niega vínculos con la corrupción y asegura que se trata de un ataque de sus enemigos y es víctima de una persecución política.

Luego de conocer su detención, uno de sus abogados, Heriberto Benítez, declaró al Canal N, de la televisión peruana, que el lunes conversó por última vez con el exgobernante acerca de “aspectos legales” del proceso de extradición.

“Toda la carpeta que se formó para solicitar la extradición está hecha con documentos que demuestran que ha habido una persecución política”, aseguró antes de señalar que las autoridades peruanas han interferido en el proceso.

“Esa persecución contra Toledo está comprobada y será valorada en su momento por las autoridades judiciales de Estados Unidos”, concluyó Benítez.


El presidente de Perú, Martín Vizcarra, informó en marzo pasado que el bufete de abogados que logró la extradición del exmandatario panameño Ricardo Martinelli desde Estados Unidos, fue contactado para tramitar un pedido similar contra Toledo.

De acuerdo con una resolución suprema publicada en febrero, el bufete contratado por el Ministerio de Justicia de Perú es Foley Hoag LLP con sede en Estados Unidos.

Toledo es investigado desde que el exdirectivo de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, declaró que se le entregó sobornos para obtener la licitación de la construcción de dos tramos de la carretera interoceánica sur.

Barata declaró que el dinero fue entregado por partes, entre 2004 y 2010, en cuentas de Maiman, quien señaló que los fondos procedentes de Odebrecht eran derivados a Ecoteva, una firma creada junto a la suegra del exmandatario, Eva Fernenbug.