El fiscal a cargo del caso solicitó ingresar en un recinto penitenciario por “incumplir normas de conducta” durante su detención

El expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, de 80 años de edad, seguirá bajo arresto domiciliario mientras es investigado por actos de corrupción, después de que la justicia desestimara el pedido fiscal para su ingreso en prisión por “incumplir normas de conducta” durante su detención.

Así, el expresidente, quien esta jornada fue ingresado de emergencia en una clínica limeña mientras el juez dictaba su resolución, aquejado de un cuadro de hipertensión, podrá seguir en su casa de Lima mientras avanzan las pesquisas en su contra, vinculadas al caso Lava Jato en Perú.

El juez Jorge Chávez del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente desestimó el pedido fiscal al considerar que “no es lógico ni razonable que todo trato en la casa de Kuczynski obedezca al fin de tener actividad política, a menos que la Fiscalía lo demuestre”.

Asimismo, Chávez apuntó que no es responsabilidad del expresidente saber qué personas son testigos o investigados por el Ministerio Público, cuyo contacto está prohibido en las normas de conducta impuestas sobre Kuczynski.

El fiscal José Domingo Pérez argumentó su solicitud de cárcel para Kuczynski (2016-2018) en que este precisamente habría incumplido estas normas al recibir a testigos de las investigaciones que lleva a cabo por el caso Lava Jato, entre ellos los congresistas exoficialistas Carlos Bruce y Gilbert Violeta.