El 8 de noviembre, efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones (UTOP) de Cochabamba, inició el motín policial en rechazo al supuesto fraude electoral del pasado 20 de octubre.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció que la petición de nivelación salarial solicitada por la policía al Gobierno interino de la Senadora Jeanine Áñez, es parte del “pago” por promover el “golpe de Estado” que se consumó en esa nación pasado 10 de noviembre.

Morales indicó, a través de su cuenta en Twitter, que “el comandante de la policía boliviana exige al régimen de facto el cumplimiento del pago por realizar el motín que consolidó el golpe de Estado”. En tal sentido, Morales expuso el comunicado emitido por el comandante del cuerpo policial boliviano.