Los equipos fueron probados en abril por las fuerzas de operaciones especiales marítimas de la Armada neerlandesa

No estamos muy lejos de ver cómo se plantean las operaciones militares en los países bajos. Se trata de la creación de trajes voladores, que permiten alcanzar unos 135 kilómetros por hora y tienen una autonomía de más de 10 minutos. 

La creación estuvo a cargo de la empresa Gravity Industries, fundada en 2017 por Richard Browning, excomerciante de petróleo y exreservista del Cuerpo de Marines Reales británico, apodado el ‘Iron Man de la vida real’.

Las primeras pruebas se realizaron el pasado domingo en el canal de la Mancha y llevadas a cabo por el Cuerpo de Marines Reales británicos, para apoyar las operaciones de embarque. 

Las imágenes captadas en video, muestran cómo un infante de Marina -equipado con el traje volador- despega de una plataforma fijada a un pequeño bote y vuela hacia la cubierta de un HMS Tamar, luego realiza la operación inversa. En otro momento, tras aterrizar en el buque, el militar despliega una escalerilla para que otras tropas puedan subir a bordo. 

La iniciativa de Gravity Industries fueron probados a finales del mes de abril, por las fuerzas de operaciones especiales marítimas de la Armada neerlandesa. 

Según el Ministerio de Defensa de los Países Bajos, con esta tecnología “los militares pueden llegar a lugares que antes eran prácticamente inaccesibles” y, por lo tanto, el traje podría ofrecer “nuevas opciones para el despliegue táctico” y “nuevas posibilidades a los servicios de emergencia civiles”.