Pedro Sánchez, anunció que el próximo 9 de abril acabará la restricción de movimientos decretada el pasado fin de semana, y que detenía casi por completo la economía

España ampliará hasta el día 26 de abril, la situación de confinamiento para tratar de doblegar la curva de contagios por coronavirus, una vez “superado” el pico de la pandemia, según anunció este sábado el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, aunque advirtió que esta no será la última prórroga.

Sánchez, dio a conocer esta decisión en una comparecencia televisiva, tras reunirse con el comité de expertos que realiza el seguimiento de la pandemia, que hasta el momento ha dejado en España un total de 11.744 fallecidos y 124.736 contagiados.

El jefe del Ejecutivo español afirmó que, de acuerdo con los datos de los expertos, España ha “superado” el pico de propagación del coronavirus y se está “en condiciones de doblegar la curva” de expansión de la epidemia para después comenzar una etapa de “transición”.

“Me someto a estos quince días de nuevo de prórroga, pero ya anuncio que vendrán más días”, dijo el presidente del Gobierno español, para precisar a continuación que esos días de confinamiento “serán distintos”, porque “empezaremos a recuperar algo de nuestra vida, no solamente personal, sino también económica y social.

Members of the Spanish Army prepare themselves before disinfect a residence for the third age in a Zaragoza, northern Spain, 04 April 2020. Spain faces the 21st consecutive day of mandatory home confinement in a bid to slow down the spread of the pandemic COVID-19 disease caused by the SARS-CoV-2 coronavirus as Spanish Primer Minister, Pedro Sanchez, announced today that he will be asking Parliament to approve an enlargement of lockdown of 15 days until 26 April 2020. EFE/Javier Cebollada

PERMISO PARA LA INDUSTRIA Y LA CONSTRUCCIÓN

Dentro de esa recuperación, Sánchez anunció que el próximo 9 de abril, acabará la restricción de movimientos decretada el pasado fin de semana, y que detenía casi por completo la economía, por lo que se retomarán las condiciones del estado de alarma aprobadas inicialmente y se reanudarán la actividades dentro de las grandes industrias y la construcción.

Según destacó, la idea que baraja el Gobierno es ir modulando las condiciones del estado de alarma (por el que el Ejecutivo adoptó medidas drásticas entre ellas, el confinamiento de la población), en función de los datos que se vayan conociendo.

“Vamos a tener sucesivos estados de alarmas, en función de lo que dure la transición hacia la recuperación definitiva de nuestra normalidad como sociedad”, dijo.

Con la movilidad de las personas el Ejecutivo español actuará igual, por lo que avisó a las empresas que, cuando vuelvan a la actividad, deberán adoptar las medidas de higiene y de protección necesarias para los trabajadores, compatibles con la reactivación de la productividad.

Para la vuelta a la normalidad, Sánchez avanzó que un equipo de epidemiólogos y científicos está preparando ya el plan que aplicará para la “desescalada”, cuando baje la curva de contagios, pero advirtió de que en esa nueva etapa no cabrá la relajación y no será “más suave”.

“Relajarnos ahora, desunirnos”, indicó, podría suponer el retorno a un “punto de partida” que, a su vez, podría desencadenar “una segunda ola” de contagios que “sería peor”, incluso que la primera, pues las resistencias están “mermadas”.

“La victoria es posible y está cada día más próxima”, afirmó el presidente del Gobierno, y pidió a los ciudadanos “sacrificio y moral de victoria” para derrotar el coronavirus, además de expresar su intención de convocar a todos los partidos políticos para poner en marcha unos nuevos “Pactos de la Moncloa”, que permitan al país superar el impacto económico y social de la pandemia.

“EUROPA NO PUEDE FALLAR”

En su comparecencia, Sánchez se mostró convencido de que de la pandemia de coronavirus se puede sacar una “lección” para que salga fortalecida la Unión Europea, que “se ha resistido durante demasiado tiempo a dar pasos para avanzar”.

La Comisión Europea (CE), propuso este jueves crear un fondo europeo dotado con 100.000 millones de euros que concederá préstamos a los países más afectados por el COVID-19, como España e Italia, para ayudarles a costear medidas destinadas a evitar los despidos por la pandemia.

“Europa no puede fallar esta vez”, aseguró para advertir poco después de que España “no va a renunciar a los eurobonos”, porque “eso es solidaridad, eso es Europa”.

“Necesitaremos unidad dentro (de España) y también en Europa”, afirmó Sánchez, quien anunció que en el próximo Consejo Europeo alertará de que “la UE tiene que sacar una lección también de esta pandemia”.

Además, se mostró convencido de que también aquellos gobiernos más reticentes “al final serán conscientes de que para salvaguardar y fortalecer este proyecto común que se llama Europa” tendrán que sacar lecciones de la pandemia y avanzar en el proyecto europeo.

CIFRAS QUE DAN UN RESPIRO

Después de varios días de máximos en el número de fallecidos, los 809 registrados en las últimas horas, la cifra más baja en una semana, suponen un atisbo de esperanza para las autoridades sanitarias.

También el porcentaje de contagios, un 5,9% más que el viernes, es el más bajo desde la extensión de la pandemia.

Además, los enfermos ingresados en unidades de cuidados intensivos (UCI) ascienden a 6.532 pacientes, 116 más (un 1,8 % superior al día anterior), lo que supone un significativo descenso, ya que el día antes el incremento fue del 5,31 %.

Estas cifras dan un respiro a estos servicios, muy saturados, sobre todo en las regiones más afectadas por la pandemia, como Madrid o Barcelona, ya que van acumulando los pacientes hospitalizados que van empeorando, a lo que se une la larga estancia en esos servicios, que puede llegar a las tres semanas.