Comenzó en Malawi y es un plan piloto dirigido a niños

Hasta ahora no se había implementado un programa de vacunación contra la malaria que tuviera alcance mundial. Pero este martes 23 de abril se rompió el celofán: comenzó el primer programa en Malawi, que además continuará en Kenia y Ghana.

Estos son los detalles del programa:

1)La vacuna RTS,S será inoculada a 360.000 niños de los tres países cada año en un plan piloto. En caso de mostrar los mismos buenos resultados que en anteriores pruebas clínicas se extenderá a otras naciones en dos años.

2) “Es un día histórico” en la búsqueda de una vacuna “que tiene casi cien años de antigüedad”, destacó a Efe el médico español Pedro Alonso, quien después de años de trabajo en la lucha contra la malaria en Mozambique dirige desde 2014 el Programa Global contra la Malaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el epidemiólogo, la dificultad en la búsqueda de una vacuna contra una enfermedad que afecta a 200 millones de personas cada año estriba en que busca frenar un parásito, que es un organismo mucho más complejo que las bacterias y virus causantes de otras enfermedades.

3) La inmunización “es de una eficacia moderada, no es una vacuna perfecta, pero eso nos recuerda que se trata de una enfermedad muy compleja que a pesar de las enormes inversiones de los últimos años sigue matando a más de 400.000 personas cada año”, sostuvo.

4) Antes de su aplicación a escala nacional en Malawi, Kenia y Ghana, se llevaron a cabo test clínicos en 15.000 niños de siete países africanos entre 2019 y 2014, y en esos grupos controlados se logró reducir en un 40 por cien los casos de malaria y un 30 por ciento los más graves.

5) “La situación venezolana nos preocupa mucho en la OMS”, admitió Alonso, quien destacó que después de que fuera uno de los primeros países del mundo en erradicar la enfermedad, hace más de medio siglo, ahora vuelve a tener alrededor de medio millón de casos anuales, cifra que se teme esté aumentando año tras año.

“Ha habido una alteración en los sistemas de salud del país, con falta de acceso a herramientas de lucha contra la malaria como fármacos o toldillos mosquiteros, y esto ha traído un aumento muy notable”, explicó.

La vacuna no es la primera desarrollada contra la malaria, pero sí es pionera en su distribución rutinaria a escala nacional (los niños recibirán cuatro dosis de la vacuna desde los cinco meses hasta los dos años) y por haber sido evaluada por la Agencia Europea del Medicamento y los máximos comités asesores de la OMS.

El programa de vacunación, coordinado por la OMS, es desarrollado en colaboración con los tres ministerios de salud de los tres países implicados, junto a socios como el gigante farmacéutico GSK y las organizaciones GAVI-Vaccine Alliance, Global Fund y Unitaid, que lo financian con 50 millones de dólares.