Tres de ellos -que se beneficiaron de los convenios de Petrocaribe durante la gestión del presidente Chávez- han reconocido a Juan Guaidó como presidente encargado

El esfuerzo político y económico que hizo el chavismo para acercarse a naciones del Caribe dejó de ser un cheque en blanco, y la mejor demostración de eso es que los gobernantes de cinco países caribeños se reunirán con el mandatario estadounidense, Donald Trump, para hablar sobre la crisis venezolana.

El encuentro se realizará -según la agenda oficial- en Mar-a-Lago, la mansión de Trump en Florida, y en este participarán Bahamas, Santa Lucía, Jamaica, Haití y República Dominicana.

Bahamas, Haití y República Dominicana reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Pero Santa Lucía y Jamaica defienden el principio de no interferencia en Venezuela y reconocen al Ejecutivo de Nicolás Maduro.

Haití fue un país cercano al presidente Hugo Chávez, con cuyo gobierno mantuvo relaciones de cooperación económica marcadas también por Petrocaribe. República Dominicana, incluso, albergó el más reciente intento de diálogo entre Maduro y la oposición venezolana, que terminó en 2018 sin resultados concretos. Bahamas también se benefició de los convenios de Petrocaribe.

No es casual que, en la reunión de este viernes, Trump tenga previsto hablar sobre “oportunidades potenciales de inversión energética” en el Caribe.