El diplomático argentino de 58 años, será durante los próximos cuatro años director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA, al frente del que tendrá que tratar asuntos tan complejos como el programa atómico iraní o la seguridad de las centrales

Grossi, es el primer latinoamericano en dirigir este organismo del sistema de Naciones Unidas, creado en 1957 para atender los riesgos y amenazas, y también todo el potencial de desarrollo de la energía atómica.

El nombramiento de Grossi, debe ser aún ratificado en una Conferencia General Extraordinaria del OIEA, que se celebrará en la segunda mitad de noviembre, un paso que se considera una mera formalidad. Su mandato está previsto que comience el primero de enero de 2020.

El nuevo director del OIEA ejercía actualmente como Embajador de Argentina tanto en Austria, Eslovenia y Eslovaquia, como ante los organismos internacionales con sede en Viena, entre ellos, el propio OIEA.

Tras titularse en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Argentina, Grossi realizó sus estudios diplomáticos en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación.

También tiene una maestría en Relaciones Internacionales y un Doctorado en Historia y Política Internacional por la Universidad de Ginebra.