Se calcula que había más de 3.000 personas sin hogar entre julio y septiembre en la capital británica, más de la mitad de ellos nuevos, según la ONG Centrepoint

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha pedido este viernes junto a varias ONGs al Gobierno británico que no deporte a los extranjeros que viven en la calle en la capital británica e impulse el plan de protección para vagabundos y gentes sin hogar durante la primera ola de la covid-19.

La segunda ola de la pandemia ha llegado a Reino Unido con el cierre de todos sus establecimientos (excepto los considerados de primera necesidad) hasta el próximo 2 de diciembre, por lo que aumenta el riesgo nuevas personas sin un techo para vivir.

Organizaciones no gubernamentales, con el apoyo de Khan, han hecho este llamamiento al Gobierno británico tras el anuncio de 15 millones de libras (17 millones de euros) de financiación adicional para proporcionar alojamiento a personas sin hogar. Los ayuntamientos previstos para recibir el fondo incluyen Brighton, Bristol, Cornwall, Manchester y Londres.

Para la ONG Crisis, estos fondos “se agotarán rápidamente”, ya que “la situación no será tan grave como en marzo, pero la amenaza del virus sigue siendo la misma”.

Se calcula que había más de 3.000 personas sin hogar entre julio y septiembre en la capital británica, más de la mitad de ellos nuevos, según la ONG Centrepoint.

La problemática se acentúa con la tasa de jóvenes que se encuentran en esta situación. Las llamadas recibidas a una línea de ayuda gestionada por Centrepoint se han duplicado con gente de entre 16 y 25 años de edad tras el primer cierre del país por la covid-19, según ha anunciado la asociación benéfica.

La mitad de la gente sin recursos en las calles de Londres es de procedencia extranjera, por lo que el Gobierno contempla la idea de deportar a estas personas a sus respectivos países.

Un portavoz del Ministerio del Interior del Gobierno británico ha declarado que las reglas de deportación serían ejercidas con “una pequeña minoría que rechaza el apoyo del Gobierno y se comporta de manera antisocial”.

Con información de EFE