El médico que lo atiende indicó que el estado en que se encuentra el paciente es inestable, por lo que no es conveniente trasladarlo

El subdirector del Hospital de Urgencias Nº 1 de Omsk (Siberia), Anatoli Kalinichenko, afirmó este viernes, 21 de agosto, que no hay rastros de veneno en los análisis del líder opositor ruso Alexéi Navalni, quien se encuentra ingresado en una unidad de cuidados intensivos de ese centro clínico.

“No se detectaron venenos ni rastros de ellos en los análisis de sangre ni de orina”, dijo Kalinichenko.

Dijo que “el diagnóstico ‘intoxicación’ se mantiene en alguna parte del subconsciente, pero los médicos consideran que Navalni no fue envenenado”.

Kalinichenko expresó que “en curso del tratamiento se ha llegado a un diagnóstico concluyente. Lamentablemente, no lo puedo hacer público, pero ya se le ha comunicado a la esposa y al hermano de Navalni”.

Asimismo, se conoció que se trata de un trastorno metabólico, según informó el servicio de prensa del Ministerio de Salud, citando al médico jefe del hospital municipal de emergencias, Alexánder Murajovski.

“Hoy tenemos diagnósticos de trabajo. El principal es un desequilibrio de carbohidratos, es decir, un trastorno metabólico”, precisó Murajovski.

Por otra parte, los médicos también determinaron que la naturaleza del componente químico que se encontró en la piel y la ropa de Navalny, se trata de un componente químico de un vaso de plástico, declaró Murajovski.

“Se tomaron muestras de la superficie de la piel, de la ropa y de las uñas. Esta es una sustancia química industrial común que se usa en vasos de plástico”, indicó el médico, y aseveró que el componente químico no se encontró en la sangre del paciente, sino en la superficie y en la ropa.

Este jueves, Navalni, de 44 años, se sintió mal a bordo del avión en el que regresaba a Moscú desde Tomsk (Siberia), por lo que la aeronave aterrizó de emergencia en Omsk, donde fue ingresado en coma en una unidad de cuidados intensivos del Hospital de Urgencias Nº 1 de esa ciudad.